Ir a contenido

Editorial

Torra debe retirar los símbolos partidistas

El Ayuntamiento de Barcelona dio ejemplo al aceptar la orden de la JEC para "contribuir a un debate electoral sereno"

Lazos amarillos en la sede del Departament de Polítiques Digitals en la Via Laietana de Barcelona.

Lazos amarillos en la sede del Departament de Polítiques Digitals en la Via Laietana de Barcelona. / RICARD CUGAT

La Junta Electoral Central (JEC) ha dado un nuevo plazo de 24 horas para que el president  Quim Torra retire los lazos amarillos y las ‘estelades’ de los edificios de la Generalitat, entre ellos el Palau de la plaza de Sant Jaume. Torra se negó a cumplir el primer requerimiento hecho el pasado lunes y presentó unas alegaciones que han sido rechazadas por la JEC. Los argumentos de la Junta son impecables. Sobre las ‘estelades’, dice que “simbolizan las aspiraciones de una parte de la sociedad catalana, pero no de toda ella”, por lo que son un símbolo legítimo como “propaganda electoral”, pero que, “al menos durante los periodos electorales”, no puede ser usado por los “poderes públicos”. En cuanto a los lazos amarillos, la JEC aduce que pueden ser usados por las formaciones políticas, pero no por “las autoridades públicas” por respeto a “la neutralidad política”.

Esta neutralidad política de las instituciones debería, en puridad, regir en cualquier circunstancia, pero la JEC ni siquiera llega a tanto, ya que se basa en el artículo 50.2 de la Loreg, que regula los procesos electorales. Para negarse a la retirada, la Generalitat había recurrido a dos acuerdos del Parlament, uno en defensa de la ‘estelada’ y otro que se oponía a la prohibición de los lazos amarillos, pero la JEC resalta que la Loreg tiene primacía constitucional y recuerda que “el principio democrático no puede desvincularse de la primacía incondicional de la Constitución”.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al tratarse de una segunda advertencia, el tono es conminatorio. La JEC avisa a Torra de las responsabilidades administrativas (multa) y penales en que puede incurrir si comete desobediencia, y pide a la Delegación del Gobierno que informe si la orden se ha cumplido. La alcaldesa de Berga Montse Venturós (CUP) fue condenada a seis meses de inhabilitación por negarse a retirar la ‘estelada’ del Ayuntamiento.

A no ser que quiera incurrir en un delito de desobediencia, lo que ha evitado hasta ahora pese a sus inflamados discursos, Torra debería acatar la resolución de la JEC, llena de sentido común. Imitaría así a Ada Colau, que accedió a retirar el lazo amarillo de la fachada del Ayuntamiento horas antes de que se cumpliera el primer plazo y a la vista de la opinión favorable del secretario general de la alcaldía. El Ayuntamiento justificó la retirada para “contribuir a generar un debate electoral sereno y constructivo”. De eso se trata, efectivamente, y por eso Torra debe retirar los símbolos partidistas.