Ir a contenido

Luto en el diseño

Alessandro Mendini en una exposición de 2001 en Barcelona

MAITE CRUZ

Mendini, adiós al robot sentimental

Juli Capella

Seguiremos tus consejos: no tener nostalgia, ser indiferente a la moda, buscar la belleza, adorar muchos dioses... 'Ciao' genial maestro bueno

'Caro' Alessandro Mendini, hace poco tu diminuto y delicado cuerpo dejó de generar objetos raros e ideas utópicas. Te has ido con 87 años tras dinamitar el 'bel design' italiano y declarar una guerra pacífica al estándar con tu proyecto radical. Tuya fue la idea de que somos robots sentimentales, seres hipersensibles pero altamente tecnificados.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Tuya la propuesta de una arquitectura hermafrodita, que acabase con la dictadura del arquimacho erector. Rompiste los esquemas proponiendo en vez del 'existenzminimum' bauhasiano, el 'existenzmáximum', más es mejor. Fue genial cuando reivindicaste la originalidad de lo falso firmando piezas de copias que luego vendían manteros senegaleses en la Feria de Milán, al ir firmadas ya no eran delito. Tu famosa poltrona Proust que es copia histórica, tapizada con una copia de Seurat, está en todos los museos como pieza muy original. Desnudaste el mercado con tu eslogan sobre las novedades anuales bautizándolas como 'bella ma stupida'. La clavaste anticipando que un día cada persona tendría su propia silla, su ropa, su coche, diferente a todos los demás, porque no hay ninguna persona igual a otra y no deberían tener los mismos objetos. Lo llamaste neoartesanado posindustrial y ahora lo llaman customización o personalización del producto, lo hace desde Nike a Seat. Trabajaste con una libertad infinita revolucionando empresas como Swatch o Alessi, y trastocando revistas sesudas como 'Casabella' o 'Domus'. Repartiste más juego que nadie entre la gente joven, con una generosidad infinita. Fuiste crítico, pero sin violencia ni cinismo. Siempre 'antiestablishment' aun siendo un gurú burgués. Nos abriste los ojos a otra dimensión del diseño, más allá del mercado, creando un rico universo positivo y ambiguo. 

Seguiremos tus consejos: no tener nostalgia, ser indiferente a la moda, no perder la identidad, olvidar lo apenas hecho, no disturbar la paz, buscar la belleza, ser ubicuo, meditar sobre el diseño bélico, adorar muchos dioses... 'Ciao' genial maestro bueno.

Temas: Arquitectura