Ir a contenido

IDEAS

Imagen del documental Leaving Neverland. 

Alerta: Neverland

Desirée De Fez

Igual ha llegado la hora de empezar a cuestionarse las cosas, de no conformarse con la atracción por los relatos y prestar más atención a las imágenes. Hace unos días, leí un artículo de Aarón Rodríguez en la revista digital 'Cine Divergente'. El texto era un análisis de 'Leaving Neverland' (2019), documental de HBO que recoge los testimonios de Wade Robson y James Safechucksupuestas víctimas de los abusos sexuales de Michael Jackson cuando eran niños. No compartía todos los argumentos de su artículo –aunque sí la mayoría–, pero supe inmediatamente que era un texto importante y, por mucho que este adjetivo tenga mala fama, necesario en el 2019.

Es importante cuestionarnos y discutir las imágenes de un documental como el que trata de supuestos abusos a menores de Michael Jackson 

Lo más interesante (y el motivo de esta columna) fue comprobar cómo ese texto no quedaba en una rareza aislada. Aarón Rodríguez es uno de los críticos que mejor observan y estudian las imágenes, y su artículo juega en otra liga. Pero ese texto no es el único publicado estos días que, con motivo de su estreno en VOD, se ha acercado a 'Leaving Neverland' trascendiendo la mera especulación sobre la credibilidad de los testimonios que recoge. Algo que también ha contagiado la conversación en redes. Y eso me parece buenísimo.

En un momento en el que es evidente la tendencia a comprar las cosas, sobre todo los documentales producidos por plataformas (muchos de usar y tirar, tan eficaces como efímeros), por pura atracción por el relato, sin cuestionarnos prácticamente nada, es gratificante y esperanzador ver cómo 'Leaving Neverland' nos ha puesto en alerta. El documental de Dan Reed, que personalmente no entiendo, nos ha zarandeado y despertado. Obviamente, tiene que ver con lo radical de la propuesta: ¿cómo no hacerse preguntas sobre un documental de cuatro horas articulado (casi) exclusivamente en torno a dos testimonios parejos, sin contrapunto, sin contexto, sin información complementaria? Pero ojalá la interesante respuesta crítica a 'Leaving Neverland' contribuya a que cada vez que nos enfrentemos a un producto documental recordemos la importancia de mirar las imágenes, cuestionárnoslas, discutirlas. Igual lo de dejarse llevar está sobrevalorado y, encima, tiene algo de peligroso.