Ir a contenido

Una propuesta indignante

Ilustración de Leonard Beard.

LEONARD BEARD

Danos a tu hijo

Carmen Domingo

La propuesta del PP de no expulsar a las mujeres inmigrantes que den en adopción a sus hijos es una perversidad disfrazada de generosidad

En los tiempos políticos que corren, que las mujeres amanezcamos con el alma en vilo a la espera de cualquier mamarrachada nueva que se les ocurra a los partidos machistas que ocupan el arco electoral, empieza a ser un clásico.

¿Quién la dirá hoy más gorda? ¿A qué partido se le ocurrirá vender alguna parte de mi cuerpo que no haya pensado antes? ¿Qué nueva ley querrán imponer, o eliminar, para mantenernos en casa calladitas y criando?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hoy le ha tocado el turno al PP. Pablo Casado, ese hombre que nos quiere explicar qué llevamos dentro -en mi caso siempre que le oigo llevo mala leche, vaya eso por delante- ha pensado en dar un paso más allá que sus antecesores, que prometieron dar la nacionalidad a quien pudiera pagarse un piso y se le han venido a la cabeza las “pobres mujeres inmigrantes”. Así, ni corto ni perezoso, se ha ofrecido blindar la residencia en nuestro país a las inmigrantes sin papeles que den sus hijos en adopción.

Aclarémoslo.

Tras leer su propuesta deduzco, en mi ingenuidad, que se ha puesto a leer, y no lo ha entendido, 'El cuento de la criada' de Margaret Atwood, donde las mujeres fértiles han de entregar sus hijos a sus amos. Y a él le ha parecido la solución perfecta: “Qué tal -ha pensado-, si le proponemos a las mujeres migrantes que para poder residir en este maravilloso y envidiable país nos den a sus hijos en adopción?, hijos bebés, claro, no de 17 años”.

Imagino que ahora que se ha complicado eso de robar niños en los hospitales con ayuda de la santa madre iglesia, tan de moda en sus ancestros políticos, ha pensado en crear  una ley que los ampare. Qué más da si legalmente las adopciones solo pueden tener lugar si el Estado de origen del menor lo ha legislado, qué más da si la madre ha sido o no convenientemente asesorada, qué más da si ha dado su consentimiento libremente, incluso, qué más da si ya en el artículo 56.6 de la Loex se impide la expulsión de las embarazadas. ¿Cómo no querer ser adoptado por una envidiable familia de blancos heteros españoles?

“Se trata -nos aclaran los peperos defendiéndose- de que si una mujer inmigrante irregular quiere entregar un hijo en adopción, no deje de hacerlo por miedo a que al ir a entregarlo, salga a relucir su situación y sea expulsada.” Y aquí, precisamente, está la trampa y la coacción más miserable, porque a cambio de no expulsarla, tiene que dar su hijo. La perversión disfrazada de generosidad, o sea, que si una madre sin papeles y que no tiene expediente de expulsión, quiere quedarse, el PP les ofrece que se desprendan de su hijo. Fácil.

Pero la perversión no acaba ahí, sería demasiado fácil. La realidad es que la propuesta de “blindaje” que se les ofrece a esas mujeres no es darles papeles, residencia o nacionalidad a cambio de su bebé, sino mantenerlas aquí solo mientras dure el proceso de adopción y ese “blindaje” acabaría al finalizar los trámites. Dicho de otro modo: trae a tu bebé, dánoslo y vete a tu país.

¿Todavía dudáis de que hay que ir a votar en masa el próximo 28 de abril?