Ir a contenido

Pequeño observatorio

La repetición y la monotonía

La repetición y la monotonía

Josep Maria Espinàs

Frente a la fuerza de la monotonía en las canciones populares, en el ámbito de los discursos o del amor, puede ser mortal

Cuando alguien evoca el pasado suele recordar hechos curiosos o notables. A mí me seduce, sobre todo algunas costumbres que habían creado vida popular.

Hablo de las chicas de servicio, las muchachas que salían al patio de las casas y mientras trabajaban -lavado o extendiendo la ropa- se dedicaban a cantar. Mientras colgaban una sábana, o restregaban la ropa, iban cantando las canciones más populares que transmitía la radio.

Parece mentira que todavía hoy, cuando ya he pasado los 90 años, pueda recordar, ayudado por mi mujer, que también tiene más de 90, aquellas canciones publicitarias:

–Qué es lo que te ha pasado, querido mío? ¿Has sido lesionado en desafío? ¿Quién de tal modo els rostro te lastimó? ¿O es que tu frágil moto te derribó?
–Eso no ha sido, Leonor.
–¿Qué es lo que fue, por favor? 
–Pues  fue que me afeité y, como ves, me corté.
–Pues has de saber que para evitar que eso suceda siempre debes usar la hoja Iberia
–Mi cutis es tan delicado, que tengo que afeitarme con gran cuidado
Con hojas marca Iberia podrás lograr un perfecto rasurada sin arañar. De producción nacional, no tiene rival, es muy sutil su buen perfil. Hojas de afeitar de marca Iberia. Siempre triunfará por ser perfecta, pues has de saber que es cosa seria, que afeitarse con hoja Iberia es un placer que vuelve loquito a un hombre.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¡Qué cosas qué tiempo, qué publicidad! ¿Todavía hay alguien que cante mientras está trabajando? ¿Y aún existen  madres que conservan las antiguas canciones de cuna? Acunar es, si no me equivoco, balancear, y también cama de niño. Y ahora descubro que todo liga: un ligero balanceo ayudaba el bebé a tener sueño.

Esta fuerza es la de la monotonía, de la repetición.

Sin embargo, en otros ámbitos –desde los discursos al amor– la repetición o la monotonía pueden ser mortales.