Ir a contenido

IDEAS

Ciudadanos de la Alemania del Este trepan al Muro el 10 de noviembre de 1989

La caída del Muro

Albert Espinosa

Me encantaba aquel hombre que rondaba los 95 años, pero cuya memoria estaba intacta. "Me he ido estropeando de abajo a arriba, que casi es mejor que de arriba abajo", me dijo

Artículo 628. El otro día estuve en Berlín y el abuelo de una amiga alemana me estuvo hablando de la caída del Muro. Me explicó lo que significó para él personalmente ese instante y cómo cambió las vidas de todas las personas, tanto de un lado como del otro.

Me encantaba aquel hombre porque rondaba los 95 años pero su memoria estaba intacta. Él mismo decía: "Ni mis piernas ni mis brazos ni mi espalda me funcionan como deseo, pero mi cabeza lo recuerda todo… Me he ido estropeando de abajo a arriba, que casi es mejor que de arriba abajo".

Me encantaba aquel hombre que rondaba los 95 años, pero cuya memoria estaba intacta. "Me he ido estropeando de abajo a arriba, que casi es mejor que de arriba abajo", me dijo

Y de repente me habló sobre los que no habían ganado ni sabían nada de la caída del Muro. Y lo decía por.... Bueno, casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana:

Tercer puesto: ' Velázquez y el siglo de oro' (CaixaForum). Me entusiasmó sobre todo ese increíble 'Ticio encadenado' de Gregorio Martínez y en el que puedes intuir el dibujo que en su día creó Miguel Ángel.

Segundo lugar: 'The Beatles. Eight days a week', escrita por Mark Monroe (TV-3). Un interesantísimo documental que te hace entender a la perfección el camino de los Beatles tanto profesional como personalmente.

Primera posición: 'Van Gogh, a las puertas de la eternidad' escrita por Jean-Claude Carrière, Julian Schnabel y Louise Kugelberg. Una maravilla para los sentidos que intenta ir al propio de la ritmo de la pintura y donde Willem Dafoe logra una interpretación perfecta.

Y volviendo al abuelo alemán, me contó que los únicos que no habían salido ganado con la caída del Muro habían sido los animales. Me explicó que en Berlín seguía habiendo dos zoos, el de la parte este y el de la oeste, y que nunca se habían reunificado en uno solo.

Me dijo: "Jamás se han reunido esas especies que seguramente también tendrían parentesco y cuyos muros cuesta todavía que caigan, pero que algún día nos daremos cuenta de que no pueden continuar en pie".

Sin duda, su cabeza sigue estando muy lúcida. ¡Feliz domingo!