Ir a contenido

Pequeño observatorio

Funambulista en el Atomium de Bruselas.

EFE / JULIEN WARNAND

La vida necesita el futuro y el pasado

Josep Maria Espinàs

El gran poder de la vida es la incertidumbre; así hemos ido progresando

Si algún extranjero practica el turismo por nuestro país es posible que no encuentre grandes montañas ni imponentes cordilleras. Nuestro territorio es montañoso pero amable. 

Sí tenemos montañas, pero también el mar. Cerca del mar Mediterráneo el territorio es, en general, acogedor, sin que exija grandes esfuerzos. Además, acompañado por un clima suave que favorece vivir sin grandes complicaciones, con gran capacidad de adaptación.

El éxito multitudinario del turismo lo demuestra claramente.

Quizá esto también explica la atracción por distintos deportes al aire libre, sobre todo la escalada.

Se ha dicho que las escaladas son un factor de riesgo. Naturalmente, el riesgo siempre existe y no es necesario salir a buscarlo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los riesgos que yo he aceptado a lo largo de la vida no suponían un riesgo mortal. Quizá me arriesgaba a salir a un escenario para cantar unas canciones. Y el riesgo de cada día, cuando atravieso una calle.

Hay riesgos quizá más temibles, que además son inconscientes. Encaramarse a una escalera que hemos utilizado muchas veces sin que pasara nada; pero el peligro puede aparecer el día en que un pie resbala inesperadamente. 

Hay riesgos previsibles, y de estos somos muy conscientes, pero decidimos asumirlos, impulsados por un deseo poderoso, porque los humanos tenemos un instinto explorador innato.

El diccionario dice que el riesgo es una contingencia desfavorable a la cual estamos expuestos. Estaría de acuerdo con ello si también dijese que apostar por el riesgo puede ser una decisión afortunada que puede conducir al éxito. 

Pero, en el fondo, el gran poder de la vida es la incertidumbre.

Y así hemos ido progresando. A menudo contra la lógica, e incluso contra la burla y el desprecio.

Alguien sentenció que el progreso de la vida aún necesita muchos cadáveres. 

Ya me perdonará. La vida también necesita el presente y el pasado para llegar al futuro.