IDEAS

La maldición de Withnail

1
Se lee en minutos

Me hubiese gustado que le dieran el Oscar a Richard E. Grant por su participación en '¿Podrás perdonarme algún día?', pero me quedé con las ganas. A modo de consuelo, me volví a tragar una de sus primeras películas -prácticamente la única como protagonista-, 'Withnail & I', que me siguió pareciendo la misma obra maestra que cuando se estrenó en 1987. Recuerdo que salí del cine deslumbrado por la interpretación de Grant y augurándole un futuro tan brillante como el de su compatriota Gary Oldman (el único actor que ha interpretado a Sid Vicious Winston Churchill), pero demostré ser un pitoniso lamentable: aunque Grant siempre se ha ganado muy bien la vida y nunca le ha faltado trabajo, jamás le ha vuelto a caer un papel como el del catastrófico e histriónico Withnail, un alcohólico aspirante a actor que se pudre en el Swinging London de finales de los 60 en compañía de un amigote que era el alter ego del director y guionista de la película, Bruce Robinson, quien recurrió a su viejo compadre Vivian MacKerrel para idear al personaje principal de su opera prima. La frase publicitaria de 'Withnail & I' definía el filme a la perfección: “Los años 60 fueron una gran fiesta…a la que Withnail y yo no fuimos invitados”.

Noticias relacionadas

Tras la hilarante y conmovedora historia de estos dos pringados, que llevan una vida de mierda mientras todo el mundo parece pasárselo de miedo, uno creyó que la carrera de Grant iba a despegar a lo grande, pero la cosa no rebasó el estatus de película de culto y nuestro hombre inició su ya larga carrera de actor secundario.

Las cosas le fueron mucho peor al director, Bruce Robinson, que había hecho sus pinitos como actor con Franco Zeffirelli -en quien se inspiró para el seboso tío Monty, que se quiere beneficiar al amigo de Withnail-, François Truffaut Jaime Chávarri ('Los viajes escolares')- y que solo ha rodado otras tres películas, todas ellas fallidas: 'Cómo triunfar en la publicidad' (1989), de nuevo con Grant, 'Jennifer 8' (1992), un 'thriller' descafeinado, y 'Los diarios del ron' (2011), con Johnny Depp en el papel de Hunter S. Thompson. No sé si todo esto se podría definir como 'La maldición de Withnail', pero no se me ocurre nada mejor.