Ir a contenido

Editorial

Devolver pateras a Marruecos

La iniciativa es cuestionable por la injusticia que supone y porque resulta desestabilizante para quienes cifran su esperanza en llegar a Europa

Inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo, a su llegada al puerto de Tarifa (Cádiz), el 22 de julio del 2018.

Inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo, a su llegada al puerto de Tarifa (Cádiz), el 22 de julio del 2018. / A Carrasco Ragel (EFE)

Aunque el Ministerio del Interior afirma que las negociaciones están abiertas, parece ser que es inminente el acuerdo entre España y Marruecos para que Salvamento Marítimo, la entidad encargada de socorrer a las pateras en dificultades que intentan atravesar el estrecho de Gibraltar en dirección a la Península, pueda desembarcar a los migrantes rescatados en puertos marroquís. La medida no impide que las maniobras de salvamento de los náufragos acaben recalando en plazas españolas, como ocurre en la actualidad, puesto que la prioridad es atracar en estos puertos, pero las nuevas directrices de rescate abren la puerta a la colaboración con los guardacostas marroquís para devolver a las personas migradas al lugar desde donde partieron. El plan del Ejecutivo español, que llega después de la idea de fortalecer a Marruecos con ayudas procedentes de la UE para que asuma su responsabilidad, ciertamente débil, en el rescate (solo un 17% de los rescatados lo fueron por Marruecos en el 2017), estriba en reducir notablemente el número de entradas irregulares tras un periodo récord en el 2018.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las oenegés se han apresurado a denunciar que la estrategia de esta nueva política es asimilable a la que sigue Italia con Libia y aseguran que es comparable o peor que la 'devolución en caliente'. Lo cierto es que es cuestionable una iniciativa de este tipo que no comulga con la filosofía de la UE con la migración, por la injusticia que supone y porque para quienes cifran su esperanza en llegar a Europa resulta del todo desestabilizante.