Ir a contenido

Editorial

Revés de la triple derecha en Madrid

A Sánchez lo sucedido en la plaza de Colón puede beneficiarle si logra colocar a PP, Cs y Vox en el mismo saco

Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, en la manifestación de la plaza de Colón de Madrid

Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal, en la manifestación de la plaza de Colón de Madrid / EFE / FERNANDO VILLAR

Como culminación a una semana de agitación, insultos y desmesura, al conocerse que el Gobierno había aceptado un relator en las negociaciones con el Govern, PP y Ciudadanos convocaron una manifestación, a la que se sumó de inmediato Vox. Pero la concentración no cumplió las expectativas porque la asistencia fue discreta –45.000 personas, según la policía— y puede considerarse un pinchazo. Quizá porque el tono abrupto de días pasados era insuperable, los líderes de la triple derecha se mostraron más moderados, pese a que Pablo Casado habló de “rendición” y “chantaje”, mientras que Albert Rivera se limitó prácticamente a reclamar elecciones. Solo Santiago Abascal se distinguió por su dureza al pedir la suspensión indefinida de la autonomía catalana y al referirse a los “golpistas” y a las “bandas violentas” que supuestamente actúan en Catalunya.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Del mismo modo, en el manifiesto final leído por tres periodistas se pueden observar diferencias apreciables. Junto a frases que podría suscribir cualquier constitucionalista, como las que defienden la soberanía nacional, la Constitución, el Estado de derecho y la igualdad entre los españoles, hay otros pasajes en los que se califica lo sucedido de “humillación”, “puñalada por la espalda” o “traición” y se vierten falsedades, como que Pedro Sánchez recibió a Quim Torra con lazos amarillos o que aceptó “las 21 exigencias del secesionismo”. En esa misma línea, se consideran cesiones desde el traslado de los presos independentistas a cárceles catalanas hasta negociar para aprobar los Presupuestos, “ofreciendo a cambio la soberanía nacional” (otra falsedad).

Pero más allá de las palabras, lo verdaderamente significativo de la concentración fue la foto final, en la que por primera vez posaron juntos Casado, Rivera y Abascal, una imagen que el presidente de Cs había evitado a toda costa en Andalucía. Por eso a Sánchez lo sucedido en la plaza de Colón de Madrid puede beneficiarle más que perjudicarle si logra colocar a las tres derechas en el mismo saco y transmitir el mensaje, como hizo ya este domingo en Santander, de que su Gobierno solo está intentando arreglar el estropicio que la derecha le dejó en Catalunya. El presidente del Gobierno tiene razón cuando recuerda que como líder de la oposición se comportó con lealtad mientras que ahora la derecha llega a salir a la calle contra su política aplicando la máxima de que cuando el PP negocia es para salvar a España y cuando lo hace la izquierda es para romperla.