Ir a contenido

ideas

Jim Kerr, en la actuación de Simple Minds en Barcelona el año pasado.

FERRAN SENDRA

Las giras de la nostalgia

Jordi Puntí

El próximo jueves actúa en la sala Razzmatazz un grupo icónico de los años 80, Echo & the Bunnymen. Ya nunca escucho sus canciones regularmente, pero a pesar de todo yo estaré allí. ¿Qué espero del concierto? Respuesta corta: que toquen 'The killing Moon', claro. Respuesta larga: tengo ganas de ver a Ian McCulloch, que durante unos años fue uno de los cantantes más carismáticos del pop inglés, y tengo ganas de ver cómo suenan hoy esas guitarras que transitaban de la psicodelia al afterpunk con un toque comercial (me da un poco de miedo, lo confieso, que suenen a Coldplay). Y en unas semanas, el 6 de marzo, actuará en la sala Apolo otro grupo de esa época, Deacon Blue, y aunque me gustaron bastante no creo que vaya a este concierto: su huella se borró del todo.

Es como si te despertaras de un coma profundo que ha durado tres décadas

Desde hace tiempo han empezado a resucitar los grupos de los años 80, con toda la liturgia típica de los retornos, y de repente algunos nos encontramos aceptando aquel comercio de la nostalgia que tanto criticábamos cuando eran los músicos de los 70 los que subían de nuevo a los escenarios. Hace unos meses también actuaron en Barcelona Simple Minds, y The Waterboys, y seguro que nos saldrían más ejemplos. Más allá de las giras de la nostalgia, estos revivals tienen un efecto secundario muy curioso: buscas información del grupo, vas a Spotify y descubres que, de hecho, todos estos años la mayoría ha seguido publicando discos. Tú dejaste de oírlos en algún momento, pero ellos persistieron. El último álbum de estudio de Deacon Blue, por ejemplo, es de 2016, pero yo los abandoné después de su segundo disco, en 1989.

Cuando te das cuenta de este mundo que dejaste atrás, casi inconscientemente, la sorpresa es mayúscula. Es como si te despertaras de un coma profundo que ha durado tres décadas. Resulta que The Lotus Eaters publicaron otro disco melancólico en 2016; Fischer-Z continúan tocando sus atmósferas apocalípticas; China Crisis retornaron en 2017 con un disco de melodías amables; Gruppo Sportivo ha reanimado su pop refrescante y burlón... Entonces los escuchas de nuevo y a veces, solo a veces, la máquina del tiempo funciona y la fiesta sigue.

Temas: Coldplay