Ir a contenido

Editorial

España y la crisis en Venezuela

El Gobierno español y la UE deben contribuir a la estabilización acompañando en la transición a la democracia

Juan Guaidó, en una manifestación contra Nicolás Maduro, en Caracas el pasado 2 de febrero.

Juan Guaidó, en una manifestación contra Nicolás Maduro, en Caracas el pasado 2 de febrero. / ANDRÉS MARTÍNEZ CASARES / REUTERS

Conviene rebobinar un poco para situar la crisis política de Venezuela en su justa dimensión. La muerte del líder bolivariano Hugo Chávez propició unas elecciones presidenciales en el 2013 que dieron la victoria, como no podía ser de otra manera, a su heredero político, Nicolás Maduro. Este las ganó por una diferencia solo del 1,5% de los votos, pero las ganó. Por el contrario, las elecciones legislativas del 2015 fueron el gran éxito de la oposición agrupada en torno a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) con el 65% de los votos. Aquel Parlamento -que desde enero de este año preside Juan Guaidó-, elegido de forma regular y democrática no fue considerado legítimo por el Gobierno de Maduro quien en el 2017 creó la Asamblea Nacional Constituyente con poderes absolutos sin que numerosos países, vecinos y lejanos, como el Grupo de Lima de países latinoamericanos o la UE, la reconocieran.

Venezuela contaba pues con dos Parlamentos enfrentados. El pasado año hubo elecciones presidenciales que ganó Maduro de forma fraudulenta según establecieron observadores internacionales. Nuevamente, aquel resultado no fue reconocido por numerosos países. Y así se ha llegado a la actual crisis, con dos parlamentos y dos presidentes, uno elegido con dolo, y el otro, autoproclamado apelando a la Constitución. Valga este repaso de la historia reciente para comprender el carácter divisivo de la crisis venezolana, con brechas ideológicas (izquierda y derecha) y geopolíticas (varias democracias ocidentales por un lado y países autoritarios, que además son clientes o acreedores de Caracas, que dan apoyo a Maduro por el otro, como Cuba, Rusia, China y Turquía.   

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al respaldo que Guaidó recibió en el momento inicial por parte de EEUU, al que se sumaron varios países latinoamericanos, se ha añadido ahora el reconocimiento como presidente interino por parte de un amplio grupo de países de la UE, empezando por España, después de que fracasara la petición hecha a Maduro para que convocara elecciones presidenciales. Precisamente, la capacidad divisiva de esta crisis ha impedido que la Unión apareciera compacta. Pero ello no debe ser obstáculo para contribuir al desenlace de la crisis acompañando sólidamente en la transición hacia la democracia evitando asimismo cualquier intervención militar de EEUU que el presidente Donald Trump sigue sin descartar. La crisis venezolana tiene un alto poder de desestabilización en la zona. El objetivo debe ser la democracia en Venezuela y la estabilidad en la región.