28 mar 2020

Ir a contenido

Televisión pública y debate político

El ’president’ de ’Polònia’ (Queco Novell) con el terrible mapa (TV-3)

Qué es y qué no es 'Polònia'

Núria Iceta

A veces da la sensación de que la 'clase política' se ha conformado con que determinadas cosas las dijeran sus 'alter egos' para ahorrarse ellos el papelón de decírselas a la ciudadanía

Aprovecho la emisión del capítulo 500 de 'Polònia' (un hito en sí mismo que da fe de la capacidad de permanencia e innovación después de ¡casi 13 años en antena!) para hacer una pequeña reflexión sobre lo que es y lo que no es, sobre lo que se le puede pedir y lo que no, porque tengo la sensación de que a veces estos términos se confunden interesadamente. 'Polònia' es un grandísimo programa de humor que trabaja con dos premisas que me parecen fundamentales en este tipo de registro: repartir leña por igual y hacerlo desde el respeto (excepto en contadísimas ocasiones, ciertamente discutibles). La capacidad de reacción prácticamente en tiempo real sobre los acontecimientos y la calidad del conjunto de la producción son notables. El pánico a todos los imprevistos políticos en jueves es ya un gag recurrente porque les obliga a escribir y grabar en cuestión de horas y lo han tenido que hacer a menudo. 'Polònia' ha contribuido a dar a conocer a los políticos y a los mecanismos de la política y a normalizar la necesidad de la crítica en un momento en que vemos con terror la criminalización de la disidencia, precisamente.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Lo que no es ni puede ser es un sustitutivo del debate y la acción política. A veces da la sensación de que la 'clase política' se ha conformado con que determinadas cosas las dijeran sus 'alter egos' de 'Polònia' para ahorrarse ellos el papelón de decírselas a la ciudadanía. Y no podemos cargar a los guionistas con esta responsabilidad. Los bufones parlotean sin filtro, por definición. El diálogo político debe ser otra cosa. Digo esto ahora que se nos anuncia la potenciación de la vía del entretenimiento del 'FAQS', que siempre ha transitado por la frontera del 'late night'. Ni el humor ni el entretenimiento sustituyen a la información y el debate necesario con profesionales que sean capaces de repreguntar cuando convenga y en tiempo suficiente y horarios compatibles con la vida sana que el mismo gobierno propugna. Larga vida a 'Polònia'. Y más espacio para el debate político en la televisión pública, también.

Temas Polònia