Ir a contenido

Editorial

La desigualdad social crece en España

La crisis económica desmontó el ascensor social y la recuperación no lo ha restituido, según un informe de Oxfam Intermón

Un coche de bebé a las afueras de una casa-barraca en Poblenou.

Un coche de bebé a las afueras de una casa-barraca en Poblenou. / FERRAN NADEU

Un nuevo estudio confirma lo que muchos ciudadanos ya notan en su vida diaria: que la recuperación en España es desigual, que la clase media mengua a golpe de trabajos precarios, que los pobres son más pobres y los ricos, más ricos. Lo llamativo del informe de Oxfam Intermón presentado con motivo del Foro de Davos es la conclusión de que la clase social se hereda más que antes. Los niños pobres de hoy tienen más números de seguir siendo pobres cuando sean adultos. La crisis económica desmontó el ascensor social y la recuperación no lo ha restituido.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ante esta situación, caben dos reflexiones. Primero, que no debemos sentirnos impotentes ante la desigualdad y, por tanto, que no hay que aceptarla sin más. Países como Bélgica, Dinamarca y Finlandia son buen ejemplo de ello. En el caso español, no hace mucho que los adolescentes creían que, si se esforzaban, podrían vivir mejor que sus padres. El Estado del bienestar lo hacía posible. Hoy, la vergonzosa brecha entre los más ricos y los más pobres se podría reducir con unas políticas que reviertan los recortes de los últimos años. Los Presupuestos presentados por el Gobierno de Pedro Sánchez van en esta línea.

La segunda reflexión tiene que ver con los efectos de esta desigualdad. Es fácil que surja la indignación entre personas sin recursos que, sin facilidades para estudiar, para emanciparse ni para trabajar dignamente, ven las puertas cerradas a un porvenir mejor. Y la indignación es el mejor caldo de cultivo para los populismos que ponen en jaque nuestro sistema democrático.