Machismo

A propósito de un anuncio de cuchillas

La sociedad exige a los hombres ponernos frente al espejo para ver la conducta que tanto nos ha desacreditado a lo largo de los siglos

2
Se lee en minutos

>El anuncio de Gillette denuncia la ’masculinidad tóxica’, aún hoy presente en ciertos sectores de la sociedad. / GILLETTE/YOUTUBE

Seguramente el lector de este artículo ya estará al corriente de la polémica campaña publicitaria que ha lanzado hace unos días la marca de cuchillas Gillette en la que habla de la masculinidad desde dos perspectivas muy distintas: la del macho, entendido como individuo cuya conducta respecto a la mujer es invasiva, denigrante y dominante, y la otra, cuya cara es mucho más amable y nos enseña una sensibilidad también masculina que defiende una actitud igualitaria y sensible hacia ellas.

Este anuncio ha levantado muchas ampollas entre el sexo masculino porque algunos interpretan que se ha dado una imagen distorsionada y demasiado humillante del género. El anuncio no es más que una reflexión acerca de las tópicas conductas machistas adquiridas a base de mucho tiempo de dominación masculina y que por desgracia se repiten a diario. Hoy en día los hombres, al menos del primer mundo, pasamos por un trance de concienciación acerca de cómo somos, quiénes hemos sido y quiénes deberíamos ser. La sociedad nos exige ponernos frente al espejo para ver la conducta que tanto nos ha desacreditado a lo largo de los siglos. Hoy debemos corregir tantísimas cosas en tan poco tiempo que no es una tarea fácil.

Noticias relacionadas

Hay quien asume este proceso con valentía y con la humildad necesaria por reconocer que nuestra generación ha de ser la que definitivamente cambie de mentalidad. Requiere un esfuerzo inmenso pero necesario. Pero eso si, tantos siglos de dominación no se pueden borrar de un plumazo. Gillette, como todas las marcas que quieren publicitarse, ha encontrado de forma oportunista un buen hilo del que tirar. Los 20 millones de visualizaciones 'on line' lo avalan. Inmediatamente, una marca de relojes se ha sumado a la piña de ofendidos y ha contestado a Gillette con un vídeo que destaca, con cierto victimismo, lo positivo de ser hombre. En el anuncio se habla del gran número de soldados hombres que mueren en la guerra, destacan que la mayoría de los suicidios los protagonizan ellos y que una gran mayoría de personas sin techo son hombres y no mujeres. De modo que ya tenemos anuncios para todos.

En cualquier caso, y a parte del provecho que ambas marcas obtienen de la polémica, es muy bueno que se debata sobre la convivencia entre hombres y mujeres con el objetivo de enterrar las viejas conductas machistas y ser la primera generación en la historia  que logra corregirlas. Me preocupa, sin embargo, que mientras se trabaja en ello, las cifras de víctimas de género no desciendan. ¡Queda tanto por hacer!