Ir a contenido

EL ARTÍCULO Y LA ARTÍCULA

¿Esto les parece normal?

¿Esto les parece normal?

Juan Carlos Ortega

Si usted tiene cierta curiosidad por el mundo, seguro que habrá oído hablar de la mecánica cuántica. Se trata de esa parte de la física, nacida a principios del siglo XX, que puso las cosas patas arriba. Todo lo que se pensaba acerca de la realidad fue cuestionado, adquiriendo el universo un aspecto misterioso. De repente, algo podía estar en dos lugares al mismo tiempo, una electrón podía ser, simultáneamente, una onda y una partícula. Y cientos de ejemplos así.

Que algo pueda estar en dos sitios me parece tan increíble como que solamente pueda estarlo en uno

Si quieren que les diga la verdad, a mí siempre me ha sorprendido la sorpresa suscitada. Quiero decir que las cosas ya me parecen raras sin necesidad de añadir extrañezas. Que algo pueda estar en dos sitios a la vez me parece tan increíble como que solamente pueda estarlo en uno. Es la fuerza de la costumbre lo que nos hace percibir el mundo como normal. La nueva física deja estupefacto a todos porque hemos cometido el inmenso pecado de dejar de sorprendernos.

Onda y partícula

La luz es una onda y a la vez una partícula. Nuestro cerebro no puede concebirlo, nos dicen machaconamente los divulgadores de la ciencia, dando así por supuesto que perfectamente podríamos concebir la luz sin problema si esta fuera 'solamente' una onda o 'tan solo' un haz de partículas. Pero, de verdad, ¿no les parece igual de incomprensible? Suponen estos autores que la frase "la luz es una onda y solo una onda" o "la luz es una partícula y solo una partícula" es algo que nuestro cerebro entiende la mar de bien. No sé el de ustedes, pero al mío le cuesta el mismo trabajo la dualidad onda-partícula que la simple ondulación. El Universo era raro antes de la mecánica cuántica. Miro a mi alrededor y todo me parece incomprensible.

El Universo era raro antes de la mecánica cuántica, miro a mi alrededor y todo me parece incomprensible

Se han hecho experimentos en los que queda demostrada la doble localización de una misma partícula elemental. Está 'aquí' y está, a la vez, 'allí'. De nuevo los autores de textos científicos nos dicen que se trata de algo paradójico, y nuevamente se da a entender expresándose así que todos estaríamos satisfechos si esa misma partícula solamente pudiera estar en un lugar.  Pero a mí me sigue pareciendo igual de extraño que mi reloj, por elegir un objeto al azar, solo pueda estar situado en un sitio y no en dos o en 594.

Jugar a los dados

La ley y el caos. Otro tema. La nueva física, nos dicen, juega a los dados. La regularidad desaparece y surge el azar. Otro nuevo motivo de zozobra para los divulgadores y para los mismos científicos. Les extraña que haya azar loco al nivel de lo muy pequeño. ¿Significa eso que la regularidad les parecía maravillosamente comprensible? ¿Es que no es igual de loco que existan leyes precisas, que el sol salga todas las mañanas, que la luz viaje siempre a la misma velocidad, que las masas se atraigan todo el rato? ¿Por qué el caos les parece a todos ellos más inquietante que el orden?

Hemos sido tan soberbios que hemos dejado de ver raro el mundo que nos rodea

He formulado muchas preguntas en este artículo, y para mí todas pueden responderse del mismo modo: la mecánica cuántica nos parece rara porque somos tan sobervios que hemos dejado de ver raro el mundo que nos rodea. Abra usted los ojos y extrañese al comprobar maravillado que solo puede estar en un sitio a la vez.

Temas: Física