Ir a contenido

Al contado

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el momento en que recibió la cartera ministerial de manos de su antecesor en el cargo, Cristóbal Montoro.

PAUL HANNA /REUTERS

Presunta recaudación

Agustí Sala

Desde 1998, en 10 ejercicios se ha ingresado más de lo previsto y en 11 las estimaciones se han pasado de optimistas

Récord de recaudación. Es lo que tiene previsto la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2019 que entregó en el Congreso. Desde la oposición, se ha criticado el que, a su juicio, es un excesivo optimismo por parte del Ejecutivo: 227.356 millones de euros, con un alza del 8,3% con respecto a la estimación para el 2018 y del 9,5% frente a lo efectivamente recaudado, cuando está previsto que la economía crezca cuatro décimas menos (2,2% frente al 2,6% del año pasado).

Puede parecer magia, pero se combinan ingresos de un ejercicio que entran en la caja pública al siguiente por el Suministro Inmediato de Información (SII) diseñado por el anterior titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, con nuevas figuras tributarias o subidas selectivas de gravámenes ¿Resultado? Un alud de ingresos.

Si las cuentas se llegan a aprobar (si no serán como un programa electoral del PSOE), el tiempo dirá si las previsiones están hinchadas. En todo caso no sería una novedad: los del año pasado se quedaron unos 2.400 millones por debajo de lo estimado, según el avance de liquidación.

De hecho, Montoro ingresó durante el periodo en el que custodió las arcas públicas (2012-mitad del 2018) unos 34.000 millones menos de los que había estimado, lo que supone un desvío anual medio de casi 5.000 millones anuales, muy similar a la dotación prevista para este año para infraestructuras. La segunda mitad del 2018 ya estuvo bajo la batuta del PSOE. 

El ejercicio en el que más erró Montoro en la previsión de ingresos fue el del 2013, con un desvío de 9.013 millones. Pero no ha sido el peor. En eso le superaron la ministra socialista Elena Salgado en el 2009, con 45.561 millones menos de los presupuestados; y su correligionario Pedro Solbes en el 2008, con 30.082 millones. A ambos la crisis les pilló de lleno.

Lo cierto es que, en etapas de bonanza económica, se ha recaudado más de lo previsto. Lo lograron tanto el que fuera el todopoderoso vicepresidente económico del PP, Rodrigo Rato (hoy en prisión), como Montoro en el 2000 (en esa etapa ya fue ministro de Hacienda), Solbes o Salgado en el 2010.

Si nos atenemos a los precedentes, desde 1998, las previsiones de ingresos se quedaron cortas y la realidad superó las estimaciones en 10 ejercicios. De estos, cinco fueron con ministros de Hacienda del PP, Rato y Montoro; y otros cinco con titular de la cartera socialista, Solbes y Salgado.

En cambio en otros 11 ejercicios, los rectores de las cuentas públicas fueron demasiado optimistas y los ingresos reales fueron menores (ocho con ministro popular, en concreto, Montoro; y tres con socialista, Solbes y Salgado) ¿Conclusión? Son pre-supuestos, presunta recaudación, menos mal que luego se hace la liquidación (el juicio), pero entonces casi nadie se acuerda de las previsiones y apenas hay condena.