Ir a contenido
Benicio del Toro y Ben Stiller, durante la grabación de la miniserie Escape at Dannemora.

Sin rebajas

Mikel Lejarza

Benjamin Edward Stiller le conocimos por películas como ‘Algo pasa con Mary’, ‘Los padres de ella’ o ‘Una noche en el Museo’, que le convirtieron en uno de los cómicos más famosos de su generación. Entonces las comedias viajaban por todo el mundo y los ‘thrillers’ llenaban las salas de cine; hasta que la televisión por ‘streaming’ se adueñó de las mejores historias criminales y las comedias quedaron reducidas a los mercados locales. Quizás por eso al buen humorista que es Ben Stiller no le ha quedado más remedio que cambiar de registro en su último trabajo, esta vez como director de la serie dramática ‘Escape at Dannemora’.

"'Escape at Dannemora', relato de personas sin esperanza, logra atraer por algo más que su indiscutible buena factura"

Habrá quien al verla se haya sorprendido ante su excelente trabajo. Pero su trayectoria le avala, puesto que Stiller, hijo de actores, lleva rodando desde los 10 años como actor y productor, y ahora también como director. La serie protagonizada por Benicio del Toro, Paul Dano y la premiada con el Globo de Oro Patricia Arquette cuenta con precisión, estilo y brillantez la historia real de una fuga carcelaria de una prisión de máxima seguridad norteamericana. Pese a un arranque tedioso y excesivamente lento, los guiones escritos por Brett Johnson (‘Ray Donovan’ y ‘Mad Men’ ) y Michael Tolkin (‘The Player’) logran interesar pasados sus primeros episodios, y aunque su desenlace se conoce desde el inicio, este relato de personas sin esperanza consigue atraer por algo más que su indiscutible buena factura.

Muchos recordarán al verla a la mítica ‘Fuga de Alcatraz’, de Clint Eastwood, o ‘Prison Break’, que comparten género y muchos de sus trucos narrativos; porque, como explicaba  Derek Thompson en su libro sobre ‘Creadores de hits’, todos los éxitos nos recuerdan a algo que ya nos gustaba previamente.La serie de Ben Stiller, que así se conocerá, no inventa nada nuevo, ni interesará a quienes huyen de los dramas carcelarios o las historias de perdedores. Pero para quienes busquen un buen relato bien contado e interpretado, ‘Escape  at Dannemora’ será una de las series del año recién comenzado .

"La chica del tambor" es un producto de una calidad difícil de superar en cuanto a historia y producción"

Otra joya del mes ha sido el estreno de ‘La chica del tambor’. Basada en el libro de John Le Carré y producida por sus dos hijos, pone al día la historia de espías en el conflicto israelí- palestino, que se llevó al cine en 1984 con Diane Keaton de protagonista. En la línea de lo que fue la exitosa ‘El infiltrado’, dirigida por el coreano Park Chan-Wook (‘La doncella’) y protagonizada por la desconocida Florence Pugh, se trata de un producto de una calidad difícil de superar en cuanto a historia y producción. Mucho mejor que su precedente cinematográfico, con exteriores capaces de apabullar al más exigente (no se pierdan las escenas nocturnas en el Partenón de Atenas), los guionistas cómodos en el formato de miniserie, han escrito una historia que es bastante más que ‘una de espías’.

Añadan la tercera temporada de ‘True Detective’, que vuelve a sus orígenes con una de esas truculentas historias que ocurren en la Norteamérica donde ‘todos son pobres’, y verán que enero no es tiempo de rebajas para la ficción televisiva y sí de productos de alta gama, predecibles, pero que nunca fallan.

Temas: Series