30 mar 2020

Ir a contenido

colectivos

El joven que fue agredido en el metro, en una la imagen que él mismo subió a Twitter.

Combatir la impunidad LGTBI-fóbica

Eugeni Rodríguez

Denunciar las agresiones homófobas es clave para poder combatirlas

Este fin de semana hemos asistido a una gravísima agresión homófoba en el metro de Barcelona. Diego, un joven gay de 23 años, era interpelado, insultado -“mariconazo”- y atacado brutalmente por un grupo de adolescentes. La víctima vivió un calvario que acabó con su cara ensangrentada y un ojo dañado –puntos de sutura-.

Sin lugar a dudas se trata de un delito de odio traducido en dar una paliza a una persona LGTBI por la fobia  hacia su orientación y/o identidad/expresión de género. Si bien no hemos podido evitar la cruel agresión si que esta vez los mecanismos y protocolos ante situaciones de vulneración de derechos o de agresiones LGTBI-fóbicas han respondido de forma adecuada.

La detención de dos de los agresores por parte de los Mossos es una gran noticia, es imprescindible actuar de forma eficaz y contundente para dejar claro que no toleramos ningún tipo de impunidad, ha de quedar claro que las diferentes administraciones tienen la obligación de encarar la lucha contra la lacra de la violencia hacia personas bisexuales, lesbianas, trans, intersexuales y gais de forma activa y ejemplarizante.

114 incidencias en el 2018

El Ayuntamiento de Barcelona ejercerá la acusación popular mandando un claro mensaje de que no se admiten estos comportamientos. En Catalunya, el Observatori Contra l’Homofobia registró en el 2018 114 incidencias denunciadas a la entidad. Esta cifra muy similar a la del año 2017 pone sobre la mesa la necesidad de priorizar por parte del Govern de la Generalitat la voluntad política precisa para implementar de forma inminente la ley 11/2014, y con urgencia el reglamento sancionador. No podemos permitir no tener en marcha los instrumentos adecuados para hacer frente a la LGTBI-fobia.

También es necesario poner orden en las sucesivas vulneración de derechos que sufren las personas trans en las puertas de locales de ocio por parte de porteros que cuestionan su identidad sentida, es preciso ejercer toda la potestad por parte de los ayuntamientos para sancionar estas intolerables situaciones transfóbicas. En este aspecto es de celebrar la sentencia que ha dado a conocer la fiscalía de delitos de odio en la que se condena a un portero.

En Montgat hace ya casi 19 años nuestro compañero V fue brutalmente asesinado y su verdugo dejo escrito con la sangre de la víctima "Hitler  tenía razón" repugnante frase llena de odio y de connotaciones neonazis, 18 años después los mossos han detenido al asesino que se tendrá que enfrentar a un juicio por este atroz crimen.

El Observatori Contra la Homofobia en contacto con los familiares de la víctima vamos a trabajar coordinadamente para restablecer la dignidad de nuestro compañero. Si bien no podremos devolverle la vida sí que está en nuestras manos ir hasta el final en la acusación particular y popular. Al igual que sucedió con el asesinato de la Transexual Sonia, en la que se presentó acusación popular, hemos de unir todos los esfuerzos y dar una respuesta sin fisuras ante uno de los crímenes de odio más dolorosos que hayan ocurrido en Catalunya.

Denunciar es vital

Es muy importante que la comunidad LGTBI sea consciente que ante la violencia y discriminaciones que podamos sufrir, es vital denunciarlas y por supuesto exigir que nuestros derechos y libertades sean efectivos y se puedan tocar con los dedos de la mano.

La lucha contra la impunidad ha de ser una prioridad en la agenda política, evitando banalizar sus efectos y consecuencias.

Temas Homofobia Sexo