Ir a contenido

Pobreza energética

Un miembro del equipo de investigación de bomberos examinan el edificio del barrio de Sant Roc de Badalona donde el día 5 se produjo un incendio con tres personas muertas.

Ferran Nadeu

Tus vecinos quizá se alumbran con velas y tú no lo sabes

Mónica Guiteras

La opinión pública cada vez está más de acuerdo en que no poder pagar la luz no es un delito, pero queda todavía pendiente entender que pincharla puede ser una consecuencia de no poder pagarla

Tus vecinos quizá se alumbran con velas y tú no lo sabes. Quizá antes de llegar a esta situación en su lugar tú hubieras pinchado la luz. Quizá lo hubieras hecho para no dejar a oscuras a tus hijos, quizá para poder cocinar y comer algo caliente, quizá para no morirte de frío, quizá por dignidad. La mayoría de gente que sufre pobreza energética no imaginaba que pasaría por esta situación. Porque estar en situación de vulnerabilidad es algo que la mayoría no espera ni piensa que vivirá. 

En los últimos días se han sucedido una serie de incendios, algunos con víctimas mortales, que han vuelto a poner sobre la mesa que la pobreza energética puede acabar de la peor manera posible. Puede llevarse vidas por delante. Se especula sobre las situaciones de las familias afectadas, sobre si eran okupas, delincuentes o inmigrantes. El hecho es que eran personas en situación de vulnerabilidad, algunas de las cuales estaban ocupando una vivienda por necesidad y no tenían garantizado el acceso a los suministros básicos. Quizá en su lugar tú hubieras buscado un familiar que os alojara. Quizá ellos también lo intentaron. Quizá a pesar de ocupar un piso vacío de un banco al menos tú hubieras intentado dar de alta los suministros y pagar tus facturas. Quizá ellos también lo intentaron. El hecho es que EndesaNaturgy o Iberdrola no te hubieran dejado. Aunque quisieras pagar, aunque tuvieras el boletín azul en regla, aunque los servicios sociales acreditaran tu situación y te estuvieran haciendo seguimiento desde hace tiempo, aunque se trate de una situación provisional. 

Hay que empezar a plantear soluciones ya

No está permitido ser desahuciado y aun así querer vivir con dignidad y luchar para tener techo y luz. Siempre estarás bajo sospecha, porque quizá eres un caradura y no has hecho todo lo que estaba en tu mano. Y es que siempre podrá haber gente que pinche la luz o no pague porque no quiere pero, honestamente, no es una situación ni deseable ni segura para nadie. Los incendios de los últimos días nos recuerdan que, para evitar más incendios y muertes en hogares y barrios vulnerables, hay que partir de la base de que si alguien no paga o se engancha a la red es porque, quizá, no ha podido seguir el camino fácil. Y hay que empezar a plantear soluciones ya.

Desgraciadamente, es una cuestión que en la Aliança contra la Pobresa Energètica nos lleva a cada asesoramiento colectivo que hacemos. Y a pesar de que parece que la opinión pública cada vez está más de acuerdo en que no poder pagar la luz no es un delito, queda todavía pendiente entender que pincharla puede ser una consecuencia de no poder pagarla. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A pesar de que las causas de los incendios no siempre son claras, el mismo cuerpo de bomberos hace tiempo que explica que la vulnerabilidad, y concretamente la pobreza energética, son una clara causa de muchos de los incendios en domicilios con víctimas mortales. El problema es que la vulnerabilidad y la pobreza energética abocan a las familias a la inseguridad y la precariedad sin una respuesta valiente de las administraciones y las empresas suministradoras.