Ir a contenido

Dos miradas

El activista anti-brexit Steve Bray en una protesta en el centro de Londres el pasado miércoles.

ADRIAN DENNIS (AFP)

May y las apuestas

Josep Maria Fonalleras

Las apuestas son más fiables que las encuestas a tenor de la obsesión inglesa por jugarse el dinero a lo que sea; quizá se podría importar aquí sobre los Presupuestos de Sánchez

Aparte de ganar como político, Nigel Farage, el exaltado ultra del Reino Unido, también aprovechó el triunfo del brexit para aumentar el saldo de su cuenta corriente. Apostó 1.000 libras (1.119 euros) a la opción de salir de la Unión Europea y obtuvo 1.380 de premio, más las 1.000 que había apostado. Si hubiera jugado a mantenerse en la UE, solo habría recibido 570 libras, más las 1.000 que había apostado. Es decir, confió en el caballo ganador, como tantos británicos que, de hecho, con apuestas escandalosas casi consiguieron hacer saltar la banca. Parece que las casas de apuestas no estuvieron suficientemente atentas a los movimientos de última hora, en un festival del juego que superó los 63 millones de euros de inversión. Es decir, hubo ciudadanos que se hicieron ricos con la idea de empobrecer el país.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ahora, pocas horas antes de la votación definitiva de Theresa May (esta derrota anunciada que abocará al Reino Unido a un brexit sin acuerdo), las apuestas son abrumadoramente significativas sobre el futuro de la primera ministra. El 98% de los jugadores dicen que perderá, aunque no ganarán mucho, claro, porque ahora ya están todos avisados. Las apuestas son más fiables que las encuestas, este es el resumen de la obsesión inglesa para jugarse el dinero a lo que sea, ya sea el jugador que marcará el primer gol de la segunda parte, ya sea tratar de hacer previsiones políticas. También lo podríamos importar y apostar, aquí, sobre los Presupuestos de Pedro Sánchez.