Ir a contenido

IDEAS

Yalitza Aparicio interpreta a Cleo en Roma, de Alfonso Cuarón

Cinco horas en el cine

Jordi Puntí

Hacía mucho tiempo –años, quizás– que una película no provocaba tanto interés público como 'Roma', de Alfonso Cuarón. Discusiones en las cenas de Navidad, en los bares, en las redes sociales. La película tiene el sentimentalismo justo de las historias familiares y es el retrato de una clase social privilegiada que halla el contrapunto dramático –—es decir, vital– en Cleo, la criada y niñera que es la auténtica protagonista de la historia. Entre las opiniones sobre 'Roma' dominan los elogios, pero también hay voces discrepantes. Hay quien cree, por ejemplo, que la presencia de Cleo está mal resuelta: más allá del retrato precioso dentro del conjunto, no llegamos a conocer como es ella en realidad, ni qué piensa. (Claro que, en el fondo, este contraste entre la familia y la chica que “es como de la familia” forma parte del equívoco que Cuarón quiere retratar, con su dimensión moral implícita.)

Tras el éxito de 'Roma', y siguiendo la estrategia al revés, algunas series y miniseries de éxito, sobre todo las que tienen un director con una mirada cinematográfica, podrían proyectarse en los cines en plan maratón

Es muy probable que este interés general del filme –algo que antes, cuando todo el mundo iba al cine, era mucho más habitual– se produzca ahora por un hecho excepcional: que 'Roma' haya estrenado en el mismo tiempo en los cines y en la plataforma Netflix, su productora. El boca a boca, pues, funciona en ambas direcciones, y de repente la paradoja es que este doble estreno incluso puede ser un buen negocio para las salas de cine –al menos en este caso, en el que la belleza técnica del film luce más en una pantalla grande.

Algunas salas de cine ensayan ideas para vender más entradas sin plegarse a las imposiciones de Hollywood, sobre todo los días laborables. Así, propuestas como los documentales de arte, sobre artistas como HockneyMatisse o Renoir, han encontrado un público fiel, al igual que las sesiones de teatro y ballet en directo desde Londres o San Petersburgo. En esta línea, la estrategia de 'Roma' quizá podría aplicarse al revés. Algunas series y miniseries de éxito, sobre todo las que tienen un director con una mirada cinematográfica, podrían proyectarse en los cines en plan maratón. ¿Por qué no? Años atrás la gente se tragaba un programa doble con, por ejemplo, 'Jesucristo Superstar' y 'Chinatown'. Cinco horas pasan volando.