Ir a contenido

Dos miradas

El Periódico sigue las rutinas de los menores.

FOTO: FERRAN NADEU / VIDEO: EL PERIODICO

Los menores que inhalan pegamento en el Raval me remiten a la Cruzada de los Niños, a medio camino de tragedia real y de la fabulación literaria, de principios del siglo XII... Procesiones tristes y desoladas de niños sin coraza

La Cruzada de los Niños es un episodio ciertamente extraño de la historia europea, a medio camino de la tragedia real y de la fabulación literaria. Más de 30.000 niños, provenientes de dos columnas que recorren Francia y Alemania a principios del siglo XIII, a las órdenes de dos muchachos iluminados, para ir a reconquistar Jerusalén. Acaban muertos de hambre, o de peste o ahogados. O raptados por unos mercaderes que los venden como esclavos. Imaginaban que, una vez frente a la costa, el mar se abriría y los dejaría pasar. Pero no fue así. De aquella epopeya insólita, han emergido varias obras literarias, raras y magníficas. Desde 'La Croisade des enfants', de Marcel Schwob, a 'Las puertas del Paraíso', la sorprendente novela de Jerzy Andrzejewski que sólo tiene dos frases. Una, con unas 40.000 palabras; y la otra, con sólo una línea. O el poema largo de Brecht que rehace la aventura con unos niños polacos que huyen de los nazis: "Así pues, como no había ni carne ni pan, tenían fe y esperanza". Niños solos. 'Sine rectore, sine duce', como se menciona en el preámbulo de Schwob. Sin guía, sin jefes. Niños solos hacia la catástrofe.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

He pensado en ello al ver a los niños que inhalan pegamento en el Raval, estos menores - ahora sin esperanza ni fe - que respiran la droga terrible para olvidar que tienen miedo, hambre y frío, y para no tener que respirar la insolencia del mundo adverso. Procesiones tristes y desoladas de niños sin coraza, como hace ocho siglos.