Ir a contenido

LA RUEDA

Vanja, intersexual alemán que se beneficiará de la instrucción del Constitucional.

PETER STEFFEN

Reconocer a las transexuales como mujeres

Lucía Etxebarria

Yo no concibo que en nombre del feminismo se nieguen los derechos y el sufrimiento de otras personas

En Alemania, si un bebé no puede ser identificado como niño o niña, se le podrá inscribir como “otro” o “diverso”. Porque casi un 2% de la población alemana (166.000 personas) es intersexual. El Gobierno alemán prevé también que las nuevas leyes reconozcan la diversidad sexual y las de las personas transexuales y transgénero.

Cientos de compañeras feministas me han increpado diciendo que reconocer a las transexuales como mujeres sería “el fin del feminismo” ¿Comorrrr?

Cerebro neurodivergente

La psicobiología ha probado de sobra que las mujeres trans tienen un cerebro neurodivergente, con unas áreas diferentes al cerebro masculino (el núcleo supraquiasmático, el núcleo sexualmente dimorfo del hipotálamo, la comisura anterior y el lecho de la estría terminal), y que se asemejan al femenino. En este sentido, un transexual es un intersexual, pues presenta conjuntamente caracteres sexuales masculinos y femeninos.

Cambiarse de sexo no es simplemente afirmar que se es del otro sexo. Implica un larguísimo vía crucis que puede tardar años, que es irreversible y opera en todas las instancias sociales: DNI con nombre femenino y sexo “mujer” para hacer cualquier trámite. No se trata de un capricho. Es una decisión largamente meditada.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero se están montando auténticas campañas de odio basadas en cuestiones que ponen en peligro “nuestra” seguridad sexual. “¡Van a entrar en los baños/vestuarios de mujeres!”, dicen. Hace mucho que las personas trans ya entran en los baños/vestuarios de mujeres. Y no se ha reportado ninguna violación.

Hace décadas que las mujeres trans van a cárceles de mujeres, y no solo no se conoce ningún caso de violación, sino que se las envía allí para evitar que las violen a ellas en las cárceles de hombres.

Yo no concibo que en nombre del feminismo se nieguen los derechos y el sufrimiento de otras personas, se esparzan bulos o se niegue a la ciencia. Porque el feminismo nació, precisamente, para defender a personas vulnerables y para reivindicar el derecho a existencias diferentes. 

Temas: Feminismo LGTBI