04 ago 2020

Ir a contenido

ANÁLISIS

Rebajas anticipadas en un comercio de Barcelona.

Rebajas sin complejos

Ester Oliveras

Cuando una puerta se cierra, otra se abre. Terminan las fiestas navideñas y empiezan las rebajas. Aunque, en realidad, esta puerta ya nunca está del todo cerrada y continuamente se encuentra algún tipo de descuento. Hemos pasado por el 'Black Friday', por la 'Mid-season Sale' – rebajas de mitad de temporada– y por todo tipo de descuentos puntuales 'on line' o presenciales: tres por dos, dos por uno, descuentos para clientes registrados, el segundo producto al 50%, 30 días especiales, siete días espectaculares, envíos gratuitos, puntos de descuento, o una manta de regalo. Ahora, el comercio tiene que gestionar en qué momento realiza sus descuentos y sobre qué productos, mirando de reojo el comportamiento de la competencia. Es una variable más de diferenciación para los establecimientos: realizar las promociones en el momento adecuado para sacar el máximo provecho. Aunque una promoción bien planificada puede beneficiar a corto plazo a uno de los actores, los datos del sector demuestran que esta multitud de descuentos no está siendo una buena estrategia, según los datos publicados en el 2017 y lo que se apunta para el 2018, que justo acaba de cerrar. Esta estrategia de descuentos continuos está fallando al sector, pero aun así no se vislumbran cambios, al menos a corto plazo.  

La rebajas de invierno se presentan más o menos interesante en función de la severidad del clima en los meses previos

Desde el punto de vista de las consumidoras, en femenino, ya que son ellas las que realizan el 80% de las compras, se esperan con interés las rebajas de invierno. El precio de las prendas de abrigo es muy superior a la ligereza de la colección primavera-verano. Ahora mismo los múltiples descuentos obligan a realizar comparaciones continuas y a estar pendiente del momento en que puede empezar una promoción inesperada, pero a partir del 7 de enero las puertas de las rebajas se abrirán de par en par. Sin complejos. Como es sabido, las rebajas hibernales se presentan más o menos interesantes en función de la severidad del clima en los meses previos. Hay estudios que demuestran que cuando hay variaciones importantes de la temperatura, la venta de prendas de temporada aaumenta considerablemente. Este año, y después de este largo anticiclón, las perspectivas son buenas para los consumidores y para los comerciantes, la oportunidad de renovar inventario y rematar la temporada.

El largo enero, con sus 31 días todavía cortos, se podrá amenizar encontrando oportunidades. Disfrutaremos de grandes carteles con porcentajes de descuentos cada vez más elevados y de precios reducidos --acabados en 99-- en la mayoría de tiendas y marcas, y sobre todo para todos aquellos productos que la próxima temporada serán difíciles de vender o perderán mucho valor. En determinadas marcas y en cadenas de moda rápida que renuevan sus colecciones semanalmente, las rebajas hibernales pasan en pocos días. Pronto, los productos rebajados se encontraran solamente en el fondo de la tienda, donde se llega tras sortear la exposición de los productos de nueva temporada. Se recomienda no caer en la compra impulsiva de estos nuevos diseños, y esperar a las promociones que seguro que llegaran a mediados de marzo.

Temas Rebajas