Ir a contenido

LA RUEDA

Diccionario de la RAE.

ARCHIVO

El gran cajón de sastre

Jordi Puntí

La lengua evoluciona con la actualidad, no siempre como nos gustaría

Este es un artículo para vaciar un poco el cajón de sastre. No he leído La magia de la orden, el bestseller de Marie Kondo, pero me han contado de qué va: se supone que si ordenas tu vida exterior, la interior saldrá beneficiada. Por ello es aconsejable, una vez al año, hacer limpieza y olvidarse de aquellos recortes de periódico y notas que hace tiempo que guardas. Si no han encontrado su lugar hasta ahora, tal vez es porque no daban mucho juego. O quizás eran demasiado complejas para liquidarlas en una columna. Este cajón de sastre, pues, guarda todo anotaciones de tipo lingüístico...

El uso y abuso de la palabra gran en las redes sociales, por ejemplo, tan dadas al desprecio pero también a la hipérbole. Ahora todo el mundo debe ser “gran”: el gran Miguel Noguera, la gran Natalia Ginzburg, el gran tomate raf. Ya no basta con ser alguien. Si no te consideran un grande, mal asunto.

Kilómetro cero lejano

El uso sesgado del concepto “kilómetro cero”, que en realidad significa producto de proximidad, pero cada vez es más relativo: el entrecot de ternera de Galicia, por ejemplo, ¿es de kilómetro cero en Barcelona? Hay restaurantes que creen que sí.

El uso de metáforas médicas en el mundo de la política, como la del “cordón sanitario”, que desde Ciudadanos aplicaron contra el Procés y ahora se replica contra Vox. Se empieza hablando de cordón sanitario y enseguida saldrá algún empanado que pida que se “desinfecte” a los que no piensan como él.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las discrepancias de la población a la hora de despedirse en los correos electrónicos. Es decir, el grado de confianza que va de “cordialmente” a “besos”, pasando por los “saludos”, “recuerdos” “salud” y “un abrazo”. Ah, y la nueva moda: despedirse con un “¡seguimos!”, O más bien “¡¡¡seguimos!!!”.

La desaparición de lo que se llamaba “correo comercial”, expresión que los repartidores utilizaban como contraseña para entrar en el edificio y llenar los buzones de publicidad no deseada.

Son muestras de que la lengua evoluciona con la actualidad, no siempre como nos gustaría, y seguro que en 2019 llevará más ejemplos. ¡¡¡Seguimos!!!

Temas: Idiomas