Ir a contenido

Editorial

Un 2019 incierto para el automóvil

El mercado registró un incremento de ventas del 6,9% el año pasado, pero el ritmo alcista se ralentiza

Un cliente de un concesionario de coches pide información.

Un cliente de un concesionario de coches pide información. / FERRAN NADEU

En el 2018 se vendieron en España un 6,9% más de automóviles que el año anterior (1.320.734 coches), un aumento que puede parecer positivo, pero que no lo es tanto para la industria si se observa la evolución de los últimos meses. En efecto, el ritmo alcista que mantenía desde el 2012 se ralentizó tras el verano pasado, de modo que las ventas de septiembre, octubre, noviembre y diciembre ya estaban por debajo de los mismos meses del 2017. El 6,9% acumulado del 2018 se debe, principalmente, a la primera mitad del año, lo que hace que el sector afronte el 2019 con incertidumbre. Catalunya cerró el año en negativo (-2,8%).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La automoción se encuentra en un momento de cambio, en el que los coches híbridos y eléctricos se abren paso, y que ha coincidido con una normativa más estricta sobre el control de emisiones a nivel global, y en España, además, con dos decisiones del Gobierno que afectan al sector: la subida del impuesto al diésel y la prohibición de la venta de vehículos con motor de combustión a partir del 2040. El Ejecutivo ha hecho bandera de la transición energética, y las medidas anteriores van en esta línea. No cabe duda de que una movilidad más sostenible beneficiará a la larga a los ciudadanos, pero tampoco hay que olvidar que anuncios de este calado influyen en las decisiones de compra. Por ello es preciso que se acompañen de reglas de juego claras para todos y suficientes incentivos como para que su aplicación no represente un perjuicio para uno de los motores económicos del país.