Ir a contenido

El año que se va

James Salter, en su casa de Bridgehampton, en Nueva York, en una imagen del 2005.

AP / ED BETZ

Lo poco que el corazón conoce

Olga Merino

Como escribió James Salter en sus memorias 'Quemar los días', "todo es absurdo excepto el honor, el amor y lo poco que el corazón conoce". Que el 2019 los colme de salud y de alguno de estos tres pilares

El 2018 pasará a la historia -es una forma de hablar- por los másteres (Cifuentes, Casado, Montón), la caída de Rajoy y la llegada de Torra y su "hacéis bien en apretar". Asimismo, figurará en los anales como el año en que Urdangarin entró en la cárcel de Brieva, donde pedalea ahora sobre una bici estática, de las que no se mueven del sitio, como la Monarquía. Será también el año en que Alemania tumbó la causa por rebelión y en que se dio la orden de exhumar a Franco del Valle de los Caídos antes de que sonaran las campanadas de las uvas. Lazos amarillos aquí y chalecos amarillos en Francia. El año de la gran 'mani' y la huelga feminista. Trescientos sesenta y cinco días que empezaron con el ingreso en prisión de 'El Chicle', presunto asesino de Diana Quer, y terminan con la trágica muerte de Laura Luelmo. El adios a Montserrat Caballé, 'monsieur 'Aznavour y Aretha Franklin (“R-E-S-P-E-C-T, find out what it means to me”). En el año sin Nobel de Literatura, se fueron también V. S. Naipaul y los mundos paralelos de Ursula K. Le Guin. Nadal ganó la undécima ensaladera del Roland Garros. Los bancos se llevaron un sustito con la sentencia hipotecaria, mientras estallaba en la calle la indignación de médicos, docentes y bomberos por los recortes. El 'Aquarius' pudo atracar en el puerto de Valencia, y una caravana de migrantes iniciaba su penosa andadura hacia el muro de Trump. El año de Bolsonaro y del 'brexit' con fórceps. El año en que VOX enseñó la patita.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A poco que uno anude los cabos sueltos de este resumen exprés, se va tejiendo el tapiz de los tiempos que se avecinan, encarnados en cambios largamente esperados e involuciones a las que habrá que poner freno. Se supone que esa es la realidad en mayúsculas. Por debajo, en sordina, se perfila una acuarela sutil, el mapa íntimo de nuestras vidas, el néctar de la existencia. Como escribió James Salter en sus memorias 'Quemar los días', “todo es absurdo excepto el honor, el amor y lo poco que el corazón conoce”. Que el 2019 los colme de salud y de alguno de estos tres pilares.