Ir a contenido

PECCATA MINUTA

Captura del vídeo del Mosso y el CDR. 

TWITTER

República idiota

Joan Ollé

Si me preguntan, prefiero que un mosso o un nacional me insulten a que me destrocen un testículo o un ojo

Debo de tener un muy particular concepto de cómo deberían ser los cuerpos de Seguridad del Estado, pero, si me preguntan, prefiero que un mosso o un nacional me llamen “idiota” o me hagan la higa (¡vai affanculo!) a que me destrocen, como ha ocurrido recientemente,  un testículo o un ojo. Me han llamado “idiota” mil veces y mil más me han levantado el dedo. Ningún dolor: las palabras y los gestos se los lleva la ventolera del tiempo;  mejor que nuestro cuerpo, no policial, no sufra por ellas ni  ellos.

La frase de uno de los d'Esquadra, por el que Buch y Bruselas han colgado el 'wanted' por las paredes, pertenece casi a la misma categoría en el museo verbal del independentismo al “Ni oblit ni perdó”. Recordémosla: “¡La República no existeix, idiota!” Opinaba Pasolini que, en cualquier manifestación, la policía era el verdadero representante de las clases populares, a las que se veía obligada, por contrato, a contener u hostiar, ya que su discreto nivel social no la autorizaba a otros menesteres como cirujano, juez o presidente de Consejo de Administración. Pero nuestro incógnito mosso -tal vez apurado doctor en lenguas muertas- tuvo la virtud de juntar en su haikú dos palabras antitéticas y, en consecuencia, fértiles en su contraste.

Un oximoron

Vayamos a la etimologia, la madre de los corderos: ¿Cómo puede ser que una o un  “idiota” (aquella o aquel que, lejos de mostrar cualquier interés por los asuntos públicos, se ocupa únicamente de lo suyo, lo privado)  llegue a mostrar tanta vehemencia por la “república” (cosa de todos, bien común, 'commonwealth'…)? Sí, aparentemente el letrado mosso incurrió en oximoron (contradictio in terminis) sumando cosas contrarias como peras y manzanas en una ideal macedonia (no eslovena).

Nuestro actual problema contable consiste en que algunas y algunos, tirios y troyanas, consideran que su “idiosincrasia” -que como “idioma” también tiene que ver con “idiota”- es moralmente superior a la otra parte de la parte contratante y, sin consultar, la exigen para todos, considerándola, más allá de toda matemática, un bien común.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Afortunadamente, en nuestra policía -que muchos querrían política- se ganan su sueldo muchos hombres y mujeres a quienes les importa más su curro que su bandera. Ya nos lo advirtió el abuelo Aristóteles en su 'Política': ”El hombre armado debe ser persona de gran criterio”. Amigos polis: si alguna vez nos encontramos cara a cara, os pido encarecidamente que me mandéis a tomar por el culo con un gesto popular o me insultéis, creativamente a poder ser, como el Capitán Haddock, pero no me peguéis, por favor, porque soy medio canijo, ya tengo una edad, llevo gafas y pertenezco a una sociedad hasta ahora no violenta.