Ir a contenido

IDEAS

Imagen promocional de The Americans.

Nos faltan horas de tele

Jordi Puntí

Uno de los actos más arbitrarios que han impuesto las redes sociales es la necesidad de resumir el año con listas de los mejores de lo que sea. Antes los medios dedicaban reportajes a los hechos que habían marcado la actualidad, y definían las tendencias culturales. Ahora el exceso de opinión superficial lo reduce todo a elegir los mejores del año: libros, discos, películas, exposiciones, conciertos, apps, incluso la mejor palabra... En los últimos años también se ha añadido el fenómeno de las series, y me parece que en 2018 se ha producido un giro importante. Con la consolidación de las diversas plataformas, la oferta se ha multiplicado y se han medio distorsionado los criterios de calidad. Mientras en los libros o las películas, por ejemplo, hay cierta unanimidad de la crítica especializada, vemos que la elección de las mejores series varía mucho según el medio.

Mientras en los libros o las películas hay cierta unanimidad de la crítica especializada, vemos que la elección de las mejores series varía mucho según el medio

Sin el refugio seguro de clásicos como 'Los Soprano', 'Mad Men' o 'Breaking Bad', ahora los gustos del público han tomado caminos que incluso pueden ser antagónicos. En algunos casos se recompensa más la novedad de una propuesta distinta que la excelencia sostenida durante varias temporadas. Hay quien encuentra más atractivo el humor blanco, un poco azucarado y repetitivo de 'La maravillosa Mrs Maisel' que el final espectacular, después de seis temporadas, de 'The Americans'. Y quizás hay que considerar que es más difícil mantener la tensión dramática de 'Better Call Saul' que no la exhibición de lujo y poder de 'Succession'.

De hecho, la simple mención de cuatro títulos ya significa el olvido de decenas de series curiosas y atractivas. Nos faltan horas y, en lugar de dar nombres, quizá sea mejor confirmar el eclecticismo, o la apuesta por adoptar buenas novelas literarias (China Miéville, Edward St. Aubyn, Shirley Jackson, Ignacio Martínez de Pisón), o la tendencia creciente de un tipo de serie alternativa... Sí, una serie menos complaciente con el público pretendido, que incluiría 'High maintenance', 'I Love Dick', 'The Bisexual', 'Atlanta' o 'Barry', con un Bill Hader que circula como nadie en la frontera de la comedia negra y el drama. Todas ellas estarían en mi lista, si la hiciera.