Ir a contenido

EDITORIAL

40 años de despenalización LGTBI

Hace cuatro décadas, la homosexualidad era un delito; hoy, España es uno de los países más tolerantes

La primera manifestación LGTBI en la historia de España, en las Ramblas de Barcelona el 26 de junio de 1977.

La primera manifestación LGTBI en la historia de España, en las Ramblas de Barcelona el 26 de junio de 1977. / EL PERIÓDICO

Hace 40 años, España vivia en la oscuridad, impregnada de dolor, de incomprensión, de futuros rotos, de vidas malvividas. Hace 40 años la homosexualidad dejó de considerarse un delitoCon la reforma de la llamada ley de Peligrosidad Social, gais y transexuales dejaron de considerarse «vagos y maleantes» y se puso fin a décadas de brutal represión con penas de encarcelamiento y destierro. El silencio o la exclusión social era todo cuanto les ofrecía la España de Franco. Fueron años de persecución de toda alteración de la norma heterosexual. Con la llegada de la democracia, el colectivo LGTBI inició el camino hacia la obtención de sus plenos derechos como ciudadanos.

Los últimos en salir

Aún quedaron muchos pasos por andar. Los homosexuales fueron los últimos en salir de las cárceles franquistas. La ley de amnistía de 1977 no les incluyó y no fueron liberados hasta febrero de 1979. La ley de Peligrosidad Social no se derogó completamente hasta 1995 y el delito de escándalo público contra las conductas llamadas provocadoras, hasta 1988. Pero la sociedad siguió avanzando y en el 2005 se legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo situando a España en la vanguardia de los derechos sociales del colectivo LGTBI.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hay quienes pretenden insultar la historia viendo en la democracia española un reflejo de la dictadura. Basta con rememorar aquellos días oscuros y contemplar la España actual, uno de los países más tolerantes del mundo en materia sexual. Estos logros colectivos, lejos de situarnos en la complacencia, deben servir para espolearnos: ni un paso atrás y muchos por recorrer.

Aún hay demasiado sufrimiento entre nosotros. No solo los ataques callejeros o el bullying homófobo en las aulas son una triste realidad, también el rosario de dramáticos suicidios entre jóvenes transexuales. En nuestra memoria aún resuenan los nombres de Alan o Ekai. Toda persona tiene derecho a vivir plenamente su identidad de género y su orientación social. Por ello, el Estado debe proveer recursos y apoyo a todos aquellos que se sienten excluidos, así como combatir las voces de la discriminación. Cuando Vox aboga por suprimir de la sanidad pública las operaciones de cambio de sexo o se muestra contrario al matrimonio homosexual no solo alimenta la exclusión, sino que pretende retrotraernos a una oscuridad que, afortunadamente, ya superamos.