Ir a contenido

EDITORIAL

Tragedia en Indonesia

El país asiático debe dotar recursos para un sistema de alarmas eficaz en caso de terremotos y tsunamis

El litoral de Carita (Indonesia) fue arrasado por el tsunami.

El litoral de Carita (Indonesia) fue arrasado por el tsunami. / AP

Cientos de muertos y heridos y un reguero de destrucción es el desolador balance del tsunami que ha asolado el estrecho de Sonda, que separa las islas de Java y Sumatra, en Indonesia. La zona es un importante polo de atracción turístico, a causa de la belleza de las playas y del exuberante paisaje. La principal hipótesis respecto la causa del tsunami es que lo originó un deslizamiento de tierras bajo al mar a causa de la actividad del volcán Anak Krakatoa, que lleva varios días en erupción. 

Actividad volcánica

Resulta inevitable al ver las imágenes de destrucción recordar el gigantesco tsunami que en el 2004 arrasó las costas del Índico y que causó más de 200.000 muertos, o el más reciente, el pasado octubre, en causó más de 2.000 muertos sobre todo en la isla de Sulawesi. En esta ocasión, al tratarse de una ola causada por actividad volcánica y no sísmica, las alertas que instaló el Gobierno indonesio informaron en un principio de que se trataba de un aumento de la marea y no de una ola que, aunque relativamente pequeña comparada con las que se han podido ver en la zona a causa de terremotos, causó grandes destrozos en una zona en la que las casas y los hoteles están construidos cerca del mar para aumentar su atractivo turístico. De hecho, las autoridades indonesias pidieron perdón en Twitter al hablar al principio de un aumento de la marea y no de un tsunami.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Es de vital importancia que la autoridades indonesias destinen recursos al mantenimiento del sistema de alarmas instalado tras la tragedia del 2004. Después del terremoto y tsunami del pasado octubre el Gobierno fue duramente criticado porque las boyas que miden la altura de la marea no funcionaban por falta de presupuesto desde al menos el 2012. Además, el Ejecutivo indonesio ha admitido que el país no cuenta con alarmas para tsunamis que no son causados por terremotos, como ha sido el caso de esta tragedia originada por la erupción del Anak Krakatoa.

Las fuerzas de seguridad indonesias trataban de evitar que se repitieran las imágenes de saqueos y caos que se dieron en Sulawesi. Entonces hubo lamentos por el impacto que las tragedias, la falta de previsión y el caos posterior podía tener en la industria turística. Sin desdeñar la importancia del sector, como suele suceder en estas tragedias es la población más pobre que vive en situaciones precarias la que más sufre el azote de la naturaleza.