Pequeño observatorio

El poder y el riesgo de traducir

La imposibilidad de una traducción absolutamente perfecta la sufren incluso los mejores escritores

Se lee en minutos
Recreación de un teclado imposible. 

Recreación de un teclado imposible. 

No se trata, naturalmente, de dictar sentencia, pero considero que podemos entendernos si hacemos esta distinción: hay escritores de lengua y escritores de argumento. Hay algunas obras literarias que -como los buenos vinos- no resisten el 'traslado', es decir, la traducción.

Los autores han trabajado el lenguaje de una manera muy personal, es decir, creativa. Y no me refiero, solamente, al uso del léxico. La calidad del texto puede que se base en la estructura de la narración, la fuerza de su ritmo, el eco fonético que siempre provoca un escrito. Me gustaría saber cómo sonaría en alemán la frase: "Cauteloso tiempo por lo que pudiera sonar...", como escribió el abarrocado Camilo José Cela.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En catalán hay más monosílabos que en la lengua castellana. El escritor que firmaba como Pere Quart hizo este juego verbal: "Jo vull un xic de son i un poc de llit, un poc de fred i un poc de foc" ('Yo quiero un poco de sueño y un poco de cama, un poco de frío y un poco de fuego'). El juego de los monosílabos se alargaba increíblemente.

Los traductores de una lengua a otra conocen perfectamente las dificultades con las que se encuentran cuando los dos idiomas tienen formas muy diferentes de expresividad. Hay libros -a menudo buenos libros- que crean un clima que tiene un difícil latido que se pierde en el cambio de lengua.

La imposibilidad de una traducción absolutamente perfecta la sufren incluso los mejores escritores. Pueden encontrar expresiones comparables, pero la música de una palabra o de una expresión será inevitablemente otra.

Te puede interesar

Hay lenguas de estructura sencilla para nosotros los latinos, pero la traducción de un texto sueco, y ni que decir uno chino, solo la puede hacer quien sea experto en esa lengua y al mismo tiempo domine el catalán o el castellano.

Por algún motivo alguien sentenció "Traductor, traidor".