Ir a contenido

Editorial

May gana tiempo, pero pierde autoridad

Los ultras conservadores no acaban de comprender que el acuerdo del 'brexit' no es el de May, sino el del Gobierno, y que la frontera con Irlanda ahí seguirá

Theresa May abandona Downing Street en Londres.

Theresa May abandona Downing Street en Londres. / REUTERS Phil Noble

Theresa May ha ganado tiempo, en teoría un año, al superar el voto de confianza al que la sometieron ayer los diputados conservadores a instancias del ala más radical, la más antieuropea de su propio partido que considera que el acuerdo alcanzado sobre el 'brexit' entre la Unión Europea y el Reino Unido es una traición. Lo que ha perdido May, con 117 votos en contra, es otro grado de la autoridad que ya empezó a malgastar el pasado año en un adelanto electoral innecesario con el que dilapidó la mayoría de que gozaba el Partido Conservador. El tiempo ganado, sin embargo, puede ser breve porque quien definirá su futuro es la Cámara de los Comunes al votar sobre el acuerdo del 'brexit', una votación que tiene fecha de caducidad el 21 de enero próximo y cuyo resultado, hoy por hoy, se presenta negativo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Con su desafío a la primera ministra, los impulsores del voto de confianza han puesto de manifiesto el estado caótico en que se encuentra el partido 'tory', débil y dividido, que solo se mantiene unido gracias al débil pegamento del pavor a una posible victoria electoral del Partido Laborista. Sin embargo, este sector no se dará por vencido con el resultado de ayer ni con el anuncio de la primera ministra hecho en el último momento antes de la votación de que no se presentará a las próximas elecciones. Lo que no parecen comprender los ultras conservadores es que el acuerdo del 'brexit' no es el acuerdo de May. Lo es del Gobierno. Y la cuestión de la frontera con Irlanda, la más disputada por los radicales antieuropeos, ahí seguirá.