Ir a contenido

Recuerdo de un sabio

Homenaje a Jorge Wagensberg de la Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC) y Cosmocaixa, el pasado 1 de diciembre.

Wagensberg aplicado a la vida

Cristina Ribas

El divulgador nos dio una receta contra las noticias falsas y a favor del pensamiento crítico: "Las mentiras se construyen, las verdades se descubren"

La Associació Catalana de Comunicació Científica (ACCC) y Cosmocaixa dedicaron recientemente una jornada de merecido homenaje al científico y divulgador Jorge Wagensberg. Somos muchas las personas que de una u otra forma hemos disfrutado de su mente privilegiada y de su generosidad. Sus pensamientos a menudo nos han ayudado a ir por la vida.

Definió progresar como "ganar independencia respecto a la incertidumbre". Así, ante decisiones difíciles donde hay que escoger entre varias opciones, vale la pena analizar con qué se progresa más según esta definición. También dijo, y es un buen consejo, que todo se corrompe cuando el dinero deja de ser el mero intermediario y se convierte en el fin último, porque entonces crea dependencia.

Algunos de sus aforismos, que recordamos colectivamente en el homenaje, me parecen de más actualidad que nunca. El mundo, decía, se divide en dos clases de personas, los que están a favor y los que están en contra.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Para atacar las noticias falsas, hay que tener en cuenta otra de sus aparentes obviedades: "Las mentiras se construyen, las verdades se descubren", gran receta que minimiza el efecto del 'factcheking' y nos recuerda la importancia de la educación y el pensamiento crítico. Sobre el debate público también podemos recuperar: "El insulto busca la ofensa y apunta a las personas; la libertad de expresión apunta las ideas y busca la crítica ".

Wagensberg afirmaba que todas las formas de democracia tienen en común el método científico porque se basan en la objetividad, la inteligibilidad y la dialéctica. Y argumentaba: "Si la ciencia es conocimiento con ideología mínima, conviene que la democracia trate la ideología con el máximo método científico posible".

Ante el aumento de la extrema derecha, desgraciadamente tan de actualidad, me vienen a la cabeza dos aforismos wagensbergianos más. Uno muy evidente: "Solo hay una contradicción mayor que la de negar la democracia a los antidemócratas, y es la de tolerar que estos terminen democráticamente con la democracia", pero también este otro: "Cambiar de respuesta es evolución, cambiar de pregunta es revolución". Para pensarlo. Gracias Jorge.