Ir a contenido

Las noticias falsas

Carles Francino, José Antonio Zarzalejos, Ana Pastor y Enric Hernàndez (de izquierda a derecha), en el debate sobre verdad y fake news durante la entrega del premio de Periodismo de EL PERIÓDICO.

DAVID CASTRO

La verdad sospechosa

Josep Maria Pou

Malos tiempos los que nos tienen sospechando a todas horas, en perpetuo desequilibrio; malos tiempos los del odio

Cuatro ilustres periodistas encima de un escenario comparten sus opiniones sobre la verdad y las 'fake news' (¡Vade retro, Satanás!). Uno de ellos sugiere que debemos afinar la terminología: si son 'fake' no son 'news'. Evidente: una falsa noticia no es una noticia como una falsa manzana no es una manzana, es, llana y simplemente, un engaño, una mentira. Otro cree estar convencido -muy a su pesar-  de que en el origen de estas falsedades, de esos bulos, hay siempre un componente de odio. Ancestral, algunas veces. Repentino, otras. Visceral. De acción/reacción. Impredecible. Sigue la conversación por derroteros instruidos –lógico, dada la calidad de los ponentes-, mientras a mí me parece advertir que aquel runrún de voces, como pasadas por un filtro de efectos especiales, aumenta y aumenta hasta convertirse en un eco que desborda el escenario para ocupar el teatro entero. Caigo en la cuenta, entonces, desde mi particular y quizás deformada perspectiva, que es el teatro el que nos succiona, nos engulle y nos hace suyos, el que nos acoge en lo que, por definición de siglos, ha sido considerado como templo de la verdad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y es que en el teatro no hay mentiras porque las desactivamos de entrada, porque en cada representación convenimos todos a una en creer como verdad lo que sabemos que no lo es, porque aceptamos el engaño de manera voluntaria, y porque es a través del engaño, desbrozando y desbrozando, que llegamos a la verdad al final de la función. Ahí esta Pirandello, por ejemplo, sugiriendo: “Así es, si así os parece”. Diabólico, porque obliga al sano ejercicio de la duda y hace recaer en nosotros la última palabra. O uno de nuestros clásicos, Ruiz de Alarcón, que ya en 1634 nos apercibía de 'La verdad sospechosa'.

Malos tiempos los que nos tienen sospechando a todas horas, inestables, resbalando, en perpetuo desequilibrio. Malos tiempos los del tuit que llega casi siempre en forma de dardo mañanero. Malos tiempos los de la desconfianza y la incredulidad. Malos tiempos los del odio. Malos tiempos.

Temas: Prensa