Ir a contenido

Dos miradas

Las dos figuras de pesebre: la pescadora y el hombre que lava la ropa.

Maria Coll

Roles y belenes

Josep Maria Fonalleras

Puestos a adaptar el pesebre a nuestros días y a remover roles por la paridad en las figuras del nacimiento, hagámoslo con todas las consecuencias

Un vendedor de figuras del belén acaba de introducir en el mercado un hombre que lava la ropa y una mujer que pesca en el río. Dice que "ya era hora de que existieran estas figuras, porque lo que hoy toca es paridad". Me parece la mar de bien. El colectivo El Bou i la Mula, que investiga sobre el apasionante universo del belén, también está de acuerdo: "Podrán incorporar un elemento más que expresa la paridad en los roles". Fantástico. Ellos mismos apuntan que "ya hace unos años que se ha empezado a representar a san José ejerciendo activamente el rol de padre".

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No sé qué quiere decir exactamente que una figura del pesebre ejerza el rol de padre, pero, en todo caso, lo más enternecedor de esta noticia es que las figuras continúan fieles al estilo hebraico, es decir, ataviadas como si vivieran en Palestina, a pesar de la nieve que espolvorea los caminos hacia el establo. ¿Qué misión tiene el pesebre, reproducir la escena histórica o adaptarla a nuestros días? El año pasado se vendió un nacimiento en el que san José se hacía un selfi con la Virgen y el Niño Jesús y los reyes llegaban en 'segways' y llevaban regalos en cajas de Amazon. Y luego están las figuras vagamente rurales y fantásticas de Ester Font y Laura Baldrich, una delicia atemporal, o los reivindicativos pesebres de Enric Benavent, donde los pastores son manteros senegaleses en el metro de Plaça Catalunya. Puestos a remover roles, hagámoslo con todas las consecuencias.