Ir a contenido

PANTALLAS

Fotograma de la película Star Wars: Los últimos Jedi.

La obsolescencia del amor

Mikel Lejarza

El año 2012, Netflix y Disney dieron a conocer que la primera tendría la exclusividad del Video On Demand de todas las producciones de Disney a partir del 2016. Fue el inicio de una hermosa, y breve historia de amor, que terminó un año después, cuando Disney anunció que lanzaría su propia plataforma a finales del 2019, y que por lo tanto eliminaría todos sus programas de Netflix para esa fecha. Desde entonces la ruptura se ha consumado y el duelo entre Netflix y Disney se ve ya como el que marcará el devenir del sector la próxima década. Y es que las historias de amor contemporáneas, y más en las relaciones empresariales, parecen estar diseñadas por los mismos parámetros que los móviles: Todas tienen programada su obsolescencia a corto plazo.

Netflix comenzó siendo un medio de distribución, pero desde hace años es una máquina de producir contenidos capaz de poner en jaque a los grandes estudios que hasta su llegada dominaban el sector. Y Disney es el principal de todos ellos. De ahí , que en cuanto se dieron cuenta de que Netflix era más una amenaza, que un buen socio, se lanzaron de lleno a crear su propia plataforma para competir con el grupo que dirige Reed Hastings.

Y tiene armas muy poderosas para poder hacerlo. En la futura Disneyflix, que es así como se la conoce de manera coloquial y que comenzará sus emisiones el año próximo, su oferta incluirá entre otras cosas, todas las películas de Marvel pasadas y futuras; todas las Star Wars originales y secuelas; todos los films de Pixar, la mayor y más exitosa productora de cine de animación; además del enorme catálogo de cine clásico de Disney.

Pero hay mucho más; debido a la reciente fusión/ adquisición con la 21st Century FOX, tendrán acceso a todas las películas y series producidas por la histórica productora, entre ellas y por citar solo dos ejemplos, la saga X-Men o Los Simpson. Y por supuesto todo el producto que resulte de la colaboración entre el estudio Disney y el de Fox.

Ya han anunciado una nueva serie que mezclará personajes provenientes de La Guerra de las Galaxias con otros de Marvel y que será exclusiva de la nueva plataform . Por lo que se va sabiendo tras la fusión Disney/Fox, Disney seguirá centrándose en la programación más dirigida hacia lo familiar, mientras que utilizarán a la factoria Fox para alimentar de contenido más arriesgado y adulto a HULU, su actual plataforma de pago, que prevee iniciar una importante expansión a nivel internacional para competir globalmente contra Netflix.

Así que el duelo  Netflix-Disney ( y no se olviden de Amazon) está ya a la vuelta de la esquina. Netflix anunció hace unos días seis nuevos programas de animación en clara respuesta a la empresa matriz de Mickey Mouse. El año pasado Shonda Rhimes, la creadora de series como Anatomía de Grey o Scandal, anunció que dejaba el canal ABC (propiedad de Disney) para dirigir siete proyectos para Netflix.

La competencia no es solo por los talentos y Netflix está fichando también ejecutivos de Disney. Del amor al enfrentamiento total. Supongo que ahora se estarán diciendo eso de "No es por ti, es por mí", pero dudo que vayan a ser buenos amigos.

Temas: Disney Netflix