Ir a contenido

Campaña de sensibilización de Fundesplai

Dos niños que participan en el proyecto Chapotea, con las mochilas de CaixaProinfancia cargadas de material escolar.

Los niños y niñas tienen derecho a vivir su infancia

Cristina Rodríguez

Es necesario romper procesos de exclusión que en muchos casos pueden ser irreversibles

Hoy se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia. Conmemoramos que el 20 de noviembre de 1959 las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de los Derechos del Niño y que el mismo día de 1989 se aprobó la Convención que recogía por primera vez y en un único documento, de obligado cumplimiento, todos los derechos de los menores a la vida, la sanidad; la alimentación; la vivienda, la educación ... Cada día vemos a través de los medios de comunicación como muchos de estos derechos se incumplen de manera flagrante en todo el mundo. Pero en nuestro país la infancia también ve vulnerados sus derechos.

Es urgente trabajar para cambiar la realidad

En la encuesta de condiciones de vida 2017 (INE-IDESCAT) el índice AROPE señala que en Catalunya el 29,5% de los menores de 18 años se encuentran en situación de riesgo de pobreza. Esto quiere decir que, en nuestro país, casi uno de cada tres niños ve comprometida su capacidad de participar en actividades de educación, alimentación, atención y tiempo libre, que no siempre están cubiertas por las administraciones, pero que son muy importantes para su salud, crecimiento y felicidad. Hoy, Día Internacional de los Derechos de la Infancia, es un buen día para dar a conocer esta realidad y tomar conciencia de la urgente necesidad de trabajar para cambiarla.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En cuanto a los poderes públicos, ya cuentan con todo el marco normativo y legal para garantizar el bienestar de los menores: desde la ley de protección de la Infancia de 2010 hasta el Pacto por la Infancia, firmado en julio de 2013 por un amplísimo consenso de administraciones, partidos, sindicatos y entidades sociales. Incluso, y conscientes de la dramática situación, una de las primeras acciones realizadas por Pedro Sánchez a nivel estatal justo al llegar a la presidencia, fue nombrar el Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, un órgano de nueva creación. Pero todo ello no sirve para nada si no va acompañado de las partidas presupuestarias necesarias, que en nuestro país se encuentran muy lejos de la media europea, que se sitúa en el 2,4% del PIB.

Los menores no son el futuro, son el presente

Las administraciones deben invertir urgentemente en infancia. Pero, mientras tanto, toda la sociedad debemos tomar conciencia de que los niños y niñas de hoy, ciudadanos de pleno derecho, deben poder vivir en plenitud su infancia. ¡No pueden esperar! A menudo se dice que los niños son el futuro y no es cierto. ¡Los niños y las niñas son el presente!
Por ello, desde Fundesplai invitamos a todos a sumarse a la conmemoración de hoy con pequeños grandes gestos: escuchando a los niños; informándose de la situación de los niños y niñas de nuestro entorno; conociendo y difundiendo la Declaración de los Derechos de la infancia o involucrándose en al AMPA, en un 'esplai' o asociación.
Y quien quiera "tomar partido" con Fundesplai puede hacerlo colaborando con nuestra campaña de sensibilización y captación de fondos "Tomemos partido por la infancia", con la que el año pasado fuimos capaces de otorgar más de 18.700 becas y ayudas para que niños en situación vulnerable pudieran ir de colonias, comer en el comedor o actividades de tiempo libre y refuerzo escolar. Para colaborar solo hay que entrar en la web www.fundesplai.org y apuntarse para hacer de voluntario o hacer una aportación económica. ¡No hay donativo pequeño! Y quien quiera también puede participar el próximo 10 de diciembre en la 3º Cena Solidaria a favor de la Infancia que celebraremos en El Prat de Llobregat con la prestigiosa chef Ada Parellada.
Los niños y niñas no pueden esperar. Toda la sociedad tenemos que tomar partido por la infancia para romper procesos de exclusión que en muchos casos pueden ser irreversibles.