Ir a contenido

Violencia contra las mujeres

El feminismo, la ultraderecha y las hogueras

LEONARD BEARD

El feminismo, la ultraderecha y las hogueras

Emma Riverola

Ciertos hombres autoritarios no están dispuestos a ceder el poder de control de los cuerpos sobre los que han hincado su dominio

Si alguien cree que la filosofía es inútil para la mayoría de los mortales, que es cosa del pasado, basta con recuperar las imágenes de una calle de Sâo Paulo el 7 de noviembre del 2017 para entender que la filosofía no solo es capaz de mover pasiones, sino que es considerada el enemigo público número uno por quienes quieren retrotraernos al pasado. "No a la ideología de género", rezaba una de las pancartas de la manifestación en Brasil. Un año después, el ultraderechista Jair Bolsonaro ha ganado las elecciones. El motivo de la ira callejera era una conferencia de la filósofa estadounidense Judith Butler, referente en los estudios de género y feminismo. La acusaban de ser destructora de la familia y de los valores tradicionales.

“No te violaría porque no lo mereces” es uno de tantos desatinos del presidente electo de Brasil. El hombre que odia a las mujeres, a los negros, a los homosexuales, a los indígenas, a las víctimas de la dictadura… Su candidatura despertó la mayor movilización de mujeres en la historia de Brasil. #EleNão (Él no) fue el clamor de multitudes en las calles de las principales ciudades del país. No fue suficiente, pero ha dejado claro que la ultraderecha tiene enfrente al feminismo. Y lo sabe.

Bolsonaro, Salvini, Orbán y Trump
representan el autoritarismo, el desprecio a la libertad, el retroceso de los derechos y el machismo más descarnado

Lo saben Bolsonaro y Matteo Salvini (Italia) y Víktor Orbán (Hungría), también Vladímir Putin, el torso desnudo más publicitado de la política, o Donald Trumpel que se vanagloria de "agarrar a las mujeres por el coño". Todos ellos representan el autoritarismo, el desprecio a la libertad, el retroceso de los derechos y, por encima de todo, el machismo más descarnado, hincado en la violencia contra las mujeres y el odio hacia todo discurso que cuestione la visión más tradicional y castrante de la identidad de género y la orientación sexual. Es una batalla abierta. Y el reconocimiento que ellos hacen del feminismo como enemigo a batir es el mejor síntoma de la fuerza del movimiento.

La Hungría de Orbán ha declarado la guerra al pensamiento feminista y ha anunciado que los estudios de género quedarán excluidos de las universidades a partir del 2019. Analizar la cultura, la historia y el poder desde las lógicas del género resulta demasiado provocador para un político defensor de la familia tradicional y un país que ha retirado el musical ‘Billy Elliot’ de la ópera de Budapest por una campaña homófoba.

La condena a las Pussy Riot

Las feministas de Rusia han sufrido en su propia piel los zarpazos autoritarios. En el 2012, dos componentes del grupo de punk feminista Pussy Riot fueron condenadas a dos años de cárcel. Una pena del todo desproporcionada por su delito: interpretar una plegaria punk en la catedral de Moscú. Con ella querían expresar su desaprobación al apoyo de la Iglesia rusa a Putin, “cuya política ha tomado una dirección autoritaria y antifeminista”, afirmó Nadezha Tolokónnikova en el juicio. La cárcel pasó, pero no pudo con ellas. Y siguen empeñadas en recuperar con el activismo la fuerza de un feminismo que Putin ha tratado de amordazar.

También las mujeres están agrietando el poder de Trump. Un feminismo transformador y de gran dinamismo, impulsado por la fuerza del #MeToo, ha sido definitivo para que los demócratas hayan recuperado el control de la Cámara de Representantes en las elecciones del 6 de noviembre. Más de un centenar de mujeres han sido elegidas y su diversidad es la muestra de que el feminismo aglutina a muchos otros colectivos que luchan por ganar visibilidad y poder. Mujeres nativas americanas, musulmanas, latinas, negras y lesbianas ahora sí tendrán quien les represente en EEUU… Y será difícil que Trump las agarre por el coño.

Vox y el feminismo

¿Y en España? ¿Qué dice Vox sobre el feminismo? Su programa electoral apunta ideas como: "Derogación ley de violencia de género", "Supresión de organismos feministas radicales subvencionados, persecución efectiva de denuncias falsas". De ellas se desprenden un peligroso negacionismo de la violencia machista y una voluntad de persecución del feminismo. ¿Pensará Santiago Abascal, el macho alfa del partido, también en prohibir el pensamiento como Orbán?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esos hombres autoritarios no están dispuestos a ceder el poder de control de los cuerpos. Esos cuerpos que han sido campos de batalla de tantas guerras, sobre los que han hincado su dominio. Sobre ellos se han aupado para engrandecerse. Cuerpos no solo de mujer, sino de todos aquellos de los que dijeron que no eran aptos, que valían menos. Los que no se ajustaban a los modelos de identidad y de orientación sexual impuestos; los de razas humilladas: indios nativos, negros... Ellos, Bolsonaro, Orbán o Trump, saben que si la sociedad cambia la percepción de los cuerpos, si dignificamos a los rechazados, habremos cambiado la sociedad entera.

En la manifestación de Brasil quemaron un monigote de bruja con el rostro de Judith Butler. La 'última bruja' de Europa fue ejecutada en 1782. Han pasado más de tres siglos de control de nuestros cuerpos. Quizá somos víctimas, pero tenemos la fuerza de las supervivientes, el pensamiento y la determinación. Se acabaron las hogueras.