Ir a contenido

Antagonismo antropológico

Acto de homenaje de este viernes a Khashoggi en Washington.

AFP / JIM WATSON

Khashoggi y su melómano descuartizador

Sílvia Cóppulo

¿Cómo podía el asesino del periodista saudí llevar a cabo tamaña inmundicia mientras se deleitaba con música clásica?

¿Cómo podía el presunto asesino-descuartizador del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi llevar a cabo tamaña inmundicia mientras se deleitaba escuchando un 'lied' de Schubert o una sinfonía de Beethoven? Cuando hago este trabajo, escucho música clásica. Lo recomiendo, dijo el doctor forense Salah Mohamed al Tubaigy, apodado el 'doctor serrucho', colocándose los auriculares. ¿Un asesino que es capaz de descuartizar a alguien todavía con vida puede haber desarrollado su sensibilidad artística y emocionarse con una serenata de Mozart?

La pregunta me revuelve el estómago. Al fin, el reputado profesor de Psicología y Criminología Vicente Garrido me aclara: No existe relación entre los gustos artísticos y la capacidad de matar de forma alevosa. Los asesinos comunes no se sienten atraídos por el cine clásico, la lectura o el arte en general, ya que llevan vidas rudas y no se han cultivado. Pero es obvio que el médico que asesinó al periodista del 'Washington Post' amaba la música. Escucharla mientras le descuartizaba cumplía dos funciones. La primera: no oír los gritos desgarradores de su víctima (si aún conservaba algún soplo de vida). Así, el asesino se aleja emocionalmente de la tortura que inflige al disociar los dos actos. Pero, además, si el asesino es un sádico, une a la vez dos fuentes de placer (descuartizar a un ser humano y escuchar música clásica), intensificándolas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La idea de Platón de que el gusto por la belleza se asocia a la bondad solo es cierta en términos estadísticos. Las personas más formadas han recibido una buena socialización, han sido educadas para apreciar el arte y, supuestamente, para poder desarrollar valores morales sólidos. Pero, en un sentido de "antagonismo antropológico", hay que concluir, añade el doctor Garrido, que un sujeto puede desarrollar el gusto por las artes y no tener problema alguno en matar.

Dejo para otra ocasión el análisis del equipo de 'limpieza' que Arabia Saudí envió a Turquía. Es demasiado ácido.