Ir a contenido

EDITORIAL

Atentar contra Pedro Sánchez

La amenaza iba más allá de la bravata virtual, por infame que fuera, y se convertía en una posibilidad cierta

El arsenal intervenido por los Mossos a Manuel Murillo.

El arsenal intervenido por los Mossos a Manuel Murillo. / MOSSOS D'ESQUADRA

El odio vertido por el individuo de Terrassa que quería atentar contra el presidente del Gobierno no habría pasado de las bravatas y exabruptos por desgracia habituales en las redes sociales si no fuera por un detalle preocupante: la tenencia de un auténtico arsenal, con pistolas, rifles de alta precisión y un subfusil de asalto. La amenaza iba más allá de la bravata virtual -por infame que fuera- y se convertía en una posibilidad cierta, expresada además de manera ostensible en un determinado entorno de ideología ultraderechista.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las 16 armas de fuego incautadas por los Mossos en una acción rápida y efectiva, en colaboración con otras fuerzas de seguridad, plantean una serie de consideraciones más allá de la condición de "lobo solitario" del  detenido. Por un lado, el hecho de que fuera vigilante de seguridad, con licencia de armas. Debería haber un seguimiento más estricto de las empresas que florecieron durante el mandato del PP con una política de privatización de la seguridad. Por otro, el hecho de que la Audiencia Nacional no considere la posibilidad de un delito de terrorismo cuando tanto el móvil político como la capacidad de delinquir parecen fuera de toda duda. La frivolización y la generalización indiscriminada del concepto "terrorista" no debería ocultar la evidencia de la peligrosidad cuando de veras se produce, por mucho que el sospechoso actuara en solitario sin la estructura ni la inspiración de un grupo armado.