Ir a contenido

Editorial

La democracia gana en las elecciones de EEUU

El activismo político y la alta participación indican que buena parte de la sociedad ha visto el peligro que acechaba con Trump y ha querido contrarrestarlo

Un bebe intenta alcanzar la bandera estadounidense que sostiene su madre en Nueva York.

Un bebe intenta alcanzar la bandera estadounidense que sostiene su madre en Nueva York. / EPA

No ha sido la gran ola azul, pero la recuperación de la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata devuelve a la política los equilibrios y contrapoderes fijados en la Constitución para evitar el monopolio absoluto del poder. Los demócratas dan señales de haber superado la catalepsia provocada por la derrota hace dos años de Hillary Clinton pese a superar a Donald Trump en votos populares. Con este impulso el partido podrá buscar candidato con posibilidades para la próxima carrera a la Casa Blanca.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El resultado no es bueno para Trump, pero tampoco es malo. Pese a seguir el control republicano del Senado, la mayoría demócrata en la Cámara significa que el presidente no lo tendrá fácil para que se aprueben sus proyectos y habrá un escrutinio sobre su actividad política. Se descarta un 'impeachment', pero la nueva Cámara querrá investigar la colusión entre servicio público y negocios privados, el dosier ruso y tantas cuestiones. Lo que Trump puede considerar positivo es que sigue teniendo buen tirón electoral, lo que no es menor cara a las futuras presidenciales.

El resultado es excelente para la democracia. El activismo político y la alta participación indican que buena parte de la sociedad ha visto el peligro que acechaba y ha querido contrarrestarlo. La elección de numerosas mujeres, de jóvenes, de minorías étnicas y religiosas, implica un cambio radical en unas instituciones dominadas por el hombre blanco. Es también una incriminación a la política xenófoba y antiinmigración de Trump.