Ir a contenido

Dos miradas

¿Derrotistas?

EFE / FERNANDO ALVARADO

¿Derrotistas?

Josep Maria Fonalleras

Somos una de las pocas comunidades lingüísticas conscientes del deterioro de la lengua

De vez en cuando, nos llegan voces pesimistas. Rectifico: realistas. Por un lado, funciona el sonsonete de quienes pretenden hacernos creer que el catalán es una lengua dominante que se impone en las escuelas en detrimento del castellano, que vive en precario en las aulas. Por otro, la reflexión de personas como Carme Junyent, reconocida lingüista, profesora de la UB, para quien "ya está todo perdido". Observadora tenaz de la evolución de la lengua, sabe que el bilingüismo es, a la larga, una sentencia de muerte. "Por un lado -dice en una entrevista a Vilaweb- la gente joven habla menos catalán que sus padres; y por otro, los mayores hablan menos catalán del que hablaban cuando eran jóvenes". Es, para ella, "el proceso canónico de muerte de la lengua". Decirlo es ser derrotista (¿lo es?), pero ella, y unos cuantos más, pensamos que somos una de las pocas comunidades lingüísticas conscientes del deterioro y de la inminencia de la desaparición un tiempo antes de que se produzca. Es el único aspecto positivo de este drama. Junyent critica que "nadie tiene el valor de decir que la inmersión ha fracasado" y que todo ello se maquilla con datos burocráticos que se hunden cuando analizamos el uso real de la lengua en espacios como la Secundaria.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Todo ha funcionado como un deseo que, a fuerza de formularlo, parecía real. Y no lo es. Se trata de una entelequia que, encima, algunos quieren hacer pasar como una intolerable imposición.