Ir a contenido

Editorial

La retirada de Merkel de la CDU

La decisión no es una sorpresa, pero sí es un seísmo para Alemania, en la que crecen formaciones hasta ahora marginales, y para una Europa cada vez más convulsa

Merkel dejará el liderazgo de la CDU pero sigue como cancillera. / FABRIZIO BENSCH - REUTERS (EUROPA PRES TV)

Tras 18 años al frente de la CDU y con un deterioro electoral continuado en los últimos tiempos culminado este domingo en los malos resultados obtenidos en el 'land' de Hesse, el anuncio de la retirada de Angela Merkel de la presidencia cristianodemócrata no es una sorpresa lo que no quiere decir que no sea un seísmo, tanto en una Alemania en la que crecen imparables formaciones hasta ahora marginales como en una Europa cada vez más convulsa. Quien fuera calificada por sus conciudadanos como 'mutti', como la 'mami', por la confianza y la seguridad que inspiraban su hacer tranquilo y su firmeza en la toma de decisiones y en las relaciones con dirigentes como Vladimir Putin o Donald Trump, vive ahora un momento de grave desgaste.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La CDU ya había empezado a dar señales de nerviosismo cuando prescindió de su presidenta para nombrar a un nuevo portavoz en el Bundestag. Las grandes coaliciones con los socialdemócratas a las que el partido de Merkel se vio abocado para gobernar funcionaron en un primer momento, pero han acabado por castigar duramente a ambos. Pese a retirarse de la presidencia del partido, la cancillera dice querer mantener la del Ejecutivo hasta el final del mandato en el 2021. Sin embargo, parece difícil que un Gobierno tan debilitado como el que preside pueda continuar y ya se habla de un adelanto electoral que, por otra parte, ninguno de los componentes de la coalición desea ya que sellaría su fracaso en las urnas. En cualquier caso, malas noticias desde Berlín.