Ir a contenido

Editorial

Cara azulgrana y cruz blanca en el clásico

El Barça ha conseguido en la semana más difícil, sin Messi, la velocidad de crucero que le da la confianza para aspirar a todo esta temporada

Luis Suárez, tras anotar el tercer gol en el partido de Liga entre el FC Barcelona y el Real Madrid.

Luis Suárez, tras anotar el tercer gol en el partido de Liga entre el FC Barcelona y el Real Madrid. / JORDI COTRINA

Un Barça sin Leo Messi goleó sin piedad al Real Madrid (5-1en un partido que puso en evidencia la diferencia que existe en estos momentos entre los dos grandes equipos del fútbol español. Con un meritorio esfuerzo colectivo y un Luis Suárez estelar los azulgranas supieron encontrar la forma de paliar la ausencia del astro argentino. En cambio, el Madrid que se presentó en el Camp Nou fue el equipo sin alma y sin rumbo que empezó perdiendo la Supercopa de Europa y que llora sin remedio la marcha de Cristiano Ronaldo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Paga el Real Madrid a finales de octubre la pésima planificación de la temporada, con fichajes de relleno e inversiones millonarias en jóvenes sin madurar como Vinicius, que ni por asomo son capaces de acercarse a los registros del portugués, que se fue a la Juventus por un precio muy inferior a su valor de mercado. El asalto a la selección española a los pocos días de empezar el Mundial no le ha servido a Florentino Pérez para encontrar al líder de un grupo que lleva tiempo siendo letal en los esfuerzos cortos (la Champions), pero frágil y decadente en el torneo de la regularidad, la Liga. Por eso se fue Zinedine Zidane y por eso Julen Lopetegui está en la antesala de la destitución.

El Barça, en cambio, tras un bache en la Liga, ha encontrado en la semana más difícil la velocidad de crucero. Golear al Madrid sin Messi debe dar confianza a un grupo que, si no baja los brazos y sigue trabajando de forma colectiva, aspira a todo.