Ir a contenido

Dos miradas

Todo lo demás

JORDI COTRINA

Todo lo demás

Josep Maria Fonalleras

En estos días de baches, de desapariciones y emergencias, la Llibreria 22 de Girona sigue siendo un punto de encuentro

La Llibreria 22 de Girona celebra el 40º aniversario. La misma semana de aquel octubre de 1978, cuando era coronado como papa Juan Pablo II y cuando estrenaban 'Grease', con Travolta, y 'Las mil y una noches', de Pasolini, cuando en la tele daban 'Terra de escudella', se inauguraban en la ciudad una galería de arte y un comercio de ropa que anunciaba la llegada de "la moda italiana y francesa". Ya no existen. La 22, en cambio, en estos días de baches, de desapariciones y emergencias, sigue siendo un punto de encuentro. Digo esto porque, lejos de los ditirambos, los elogios a las librerías como templos, como refugios, como lugar de reflexión ensimismada para los eremitas, la característica más destacada de la 22 (y de unas cuantas más) es establecerse como un espacio de referencia ciudadano. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En la librería, quedas, encuentras y te encuentran, deambulas y hojeas. E, incluso, te enamoras. En estos días de conmemoraciones, muchos clientes han confesado que descubrieron allí el amor. O que entraron persiguiéndolo, con la esperanza de que la persona deseada les mirara o compartiera el guiño de una lectura. Yo no me he enamorado nunca en una librería, pero sí lo he hecho a través de los libros compartidos, de los que he comprado o de los libros que me han regalado. Lo escribió Paul Auster: "A pesar de todo, el acto de la lectura permite una comunicación entre dos seres humanos". Después, viene todo lo demás, si es que viene.