Ir a contenido

Editorial

Arabia Saudí pone en aprietos a Trump

En el caso espeluznante de Jamal Khashoggi, incluso el partido republicano es más combativo para conocer la verdad que el presidente que se enfrenta a su mayor y más inesperada crisis diplomática.

El príncipe saudí Mohamed bin Salmán y el presidente Donald Trump, en el Ritz Carlton de Riad, el 20 de mayo del 2017.

El príncipe saudí Mohamed bin Salmán y el presidente Donald Trump, en el Ritz Carlton de Riad, el 20 de mayo del 2017. / REUTERS / JONATHAN ERNST

Desde que al final de la segunda guerra mundial el presidente Franklin D. Roosevelt y el rey Abdelaziz bin Saud firmaran una alianza con dos monedas de cambio, petróleo por seguridad, las relaciones entre la administración estadounidense y la casa de Saud han sido estrechas y estratégicas. Han superado todos los baches de la guerra fría e incluso los atentados del 11-S perpetrados por varios saudís. La dinastía de los Bush, por ejemplo, que ha cimentado su fortuna con el oro negro ha sido siempre un gran aliado de los saudís. Con Trump las relaciones se han estrechado más si cabe. No fue casual que la primera escala de su primer viaje oficial fuera a Riad donde fue agasajado con el lujo y el exotismo de las mil y una noches. Ambos gobiernos se necesitan, por ejemplo, para contener a Irán en la guerra entre Teherán y Riad por ser la potencia regional, y nunca hay que olvidar la venta de armas estadounidenses al régimen saudí alcanza cifras multimillonarias.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La desaparición, muerte y descuartizamiento del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi pone estas relaciones en la picota, pero Trump parece no darse por aludido jugando a ganar tiempo para que Riad orqueste una explicación de lo ocurrido en su consulado en Estambul que exculpe a los gobernantes saudís y en especial al príncipe heredero Mohamed bin Salman. En este caso espeluznante, incluso el partido republicano es más combativo para conocer la verdad que el presidente que se enfrenta a su mayor y más inesperada crisis diplomática.