Ir a contenido

Debate social

Transexuales en un concurso de belleza.

EFE / ALEJANDRO GARCÍA

Feminismo para mujeres

Jenn Díaz

Me asustan aquellas mujeres que tienen la verdad absoluta y que no titubean y no se adaptan a la sociedad del siglo XXI

Ahora resulta que el feminismo es una lucha excluyente y que hay quien piensa que no todo el mundo tiene derecho a ampliarla y compartirla. Resulta que el feminismo es para mujeres, y que mujer solo es la hembra humana. Resulta que si eres una mujer transexual, no tienes derecho a agitar la conciencia feminista para dar cuenta de que el feminismo, si se descuida, acabará imitando las diferentes formas de fobia que heredamos social y culturalmente. Resulta que Sam Fernández nos pone delante un espejo y nos advierte de algunas actitudes.

El mundo parece haberse dividido entre traidores y puros. Afortunadamente, siempre me encuentro entre los traidores, porque necesito situarme siempre en el camino ancho, compartido, inclusivo, que se cuestiona, que empatiza con el otro y que se inquieta si considera que, aunque sea durante un momento, ha actuado como los déspotas que critica.

Sam Fernández nos pide que no veamos el feminismo como un lugar estanco, nos pide que repensemos el sujeto del feminismo. Hay quien la acusa de querer echar a las mujeres del feminismo. Hay quien considera que una mujer 'trans' no puede sacudir la mirada del feminismo porque la identidad no va con el género.

A mí me asustan aquellas que consideran que el discurso de Sam Fernández es una amenaza para el feminismo. Me asustan aquellas que tienen la verdad absoluta y que no titubean y no se adaptan a la sociedad del siglo XXI para repensar, desde el feminismo, la identidad y el cuerpo. Me asusta y no me representan. Las mujeres 'trans', como reflexiona Sam Fernández en su discurso, no son hombres que han venido a usurparle el discurso a la mujer. Las mujeres 'trans' no son el enemigo, y el feminismo no debe tenerle miedo a una lucha más amplia, porque por mi parte siempre he entendido que el feminismo no es una cuestión solo de discriminaciones y desigualdades específicas, abarca muchísimo más. En el momento en que el feminismo se convierta en excluyente, dejará de ser una herramienta útil para muchas. 

Temas: Feminismo