07 jun 2020

Ir a contenido

Editorial

Barcelona será difícil de gobernar

Una encuesta municipal del instituto GESOP recoge el fuerte ascenso de ERC y el mantenimiento de la fragmentación del consistorio

Ada Colau, presidiendo el pleno del ayuntamiento de Barcelona.

Ada Colau, presidiendo el pleno del ayuntamiento de Barcelona. / ALBERT BERTRAN

La victoria de ERC, el hundimiento de la antigua CiU, la desaparición del PP, la fragmentación del consistorio y las consiguientes dificultades para gobernar son las principales conclusiones de una encuesta municipal elaborada por el instituto GESOP cuando faltan ocho meses para las elecciones (el sondeo se efectuó entre el 2 y el 4 de octubre). Este dato, la lejanía de la cita electoral, y la falta de concreción en algunas candidaturas relativizan necesariamente los resultados de la encuesta.

El sondeo recoge la intención de voto de Ciutadans (Cs)  mientras se pregunta por la valoración de Manuel Valls, pero la candidatura del exprimer ministro francés parece que no llevará la marca de Cs, sino que Ciutadans le dará apoyo y no presentará candidato. Asimismo, ERC acaba de cambiar su cabeza de cartel, sustituyendo a Alfred Bosch por Ernest Maragall; Neus Munté figura como la aspirante del PDECat cuando su liderazgo no es seguro, al tiempo que tampoco se conoce quién encabezará la lista del PP.

Con todas estas salvedades, la encuesta refleja un fuerte ascenso de ERC, que doblaría de largo sus votos y sus concejales (23,5% y 10/11), y tomaría el relevo de Barcelona en Comú al frente del Ayuntamiento. La lista de Ada Colau sería segunda, con un descenso de más de cinco puntos y entre dos y tres regidores.  El tercer lugar sería para Cs, que aumentaría más de cuatro puntos y dos concejales, sin que se aprecie seguramente aún el 'efecto Valls' en toda su dimensión. Otra influencia, la que se deriva del 'efecto Pedro Sánchez', le daría dos concejales más al PSC y cuatro puntos en intención de voto. Siempre que el PSOE gobierna en España, el PSC suele salir beneficiado. El PDECat perdería la mitad de sus votos y de sus concejales, los mismos que se decantarían por ERC (más del 30% de votantes de CiU aseguran que ahora se pasarían a Esquerra). La CUP permanecería inalterable, con un ligero ascenso, mientras que el PP no entraría en el consistorio, ya que casi la mitad de sus votantes irían a Ciutadans.

Aun contando con que algunos cabezas de lista pueden aún variar, la valoración de líderes confirma las orientaciones del sondeo. El mejor valorado es Ernest Maragall, con un 5,5 (único aprobado), seguido de Neus Munté (4,9, pero con una notoriedad de solo el 62%) y Ada Colau (4,8 y un conocimiento del 99,6%, 13 puntos más que el candidato de ERC). Valls obtiene una valoración de 3, con una notoriedad del 82,3%.